Las Rehoyas teme que la reposición se eternice si acaba ante el juez

26/01/2019

La tramitación del plan de reposición con la inclusión de los vecinos de la Carretera General del Norte que se oponen al cambio de casas abre la puerta a una denuncia de la renovación

El plan de reposición de Las Rehoyas se enfrenta a un momento delicado. Pese a que el Ayuntamiento ha aprobado la rehabilitación de las 2.500 viviendas, en su fase inicial, el planeamiento podría acabar en los tribunales -y como consecuencia, la reposición frenada- en caso de que se incluya en la operación urbanística a los propietarios de los pisos que están junto a la Carretera General del Norte y que han rechazado su inclusión desde que se constituyeron como la plataforma Rehoyas Avanza.

«El concejal (de Urbanismo, Javier Doreste) no ha informado a sus técnicos ni de nuestra posición como propietarios, ni de nuestro deseo de quedar fuera del plan de reposición», expusieron estos vecinos en un comunicado emitido a raíz de la reunión técnica mantenida el pasado día 23.

El portavoz de los vecinos, Marcos Hurtado, denuncia que «el Ayuntamiento quiere imponer su voluntad», por lo que la asociación ya se ha planteado llevar el plan de reposición a los tribunales.

«A nadie se le escapa que con solo iniciar el procedimiento jurídico, el plan parcial quedará suspendido sine die, con lo que se estará produciendo un daño irreparable a los vecinos que sí necesitan urgentemente una vivienda nueva», prosiguen los vecinos en su comunicado, «tanto la suspensión del plan como sus inmediatas consecuencias solo serán responsabilidad de quienes hasta hoy han preferido ignorarnos hasta provocar esta decisión. Nadie puede alegar ignorancia de los muchísimos avisos dados».

La otra plataforma vecinal, Rehoyas-Arapiles, que sí está a favor de la intervención urbanística, mostró su preocupación por este hecho. «Si esto se judicializa, no se va a paralizar solo en la Carretera General del Norte sino que frenará todo», lamentó su portavoz, Domingo Galván, quien criticó que queda por trasladar al documento algunas peticiones vecinales, como la de la aportación económica de los vecinos, o la propia solución a los residentes que prefieren mantener sus pisos. «Debe evitarse que se judicialice el procedimiento», insistió.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, aseguró ayer que «se va a seguir hablando» con los vecinos, si bien recalcó que «el sentir mayoritario» es activar la reposición, según informa David Ojeda.

Por su parte, el portavoz del Partido Popular, Ángel Sabroso, que «diez meses después, el tripartito insista en el mismo error, vaya a desestimar nuestras alegaciones y quiera recortar el parque de las Rehoyas, destrozar uno de sus campos de fútbol y construir un edificio de siete plantas justo en el espacio libre que la ciudad pierde. No hay ninguna necesidad de hacer esto así, pues hay suelo de sobra en otras zonas para iniciar la reposición de las viviendas de las Rehoyas-Arapiles sin necesidad de cargarse uno de los pulmones verdes de la ciudad que da servicio a miles de vecinos de Ciudad Alta».

Los populares critican que se vaya a usar parte del dinero de la reposición para recortar el parque de Las Rehoyas y «destrozar un campo de fútbol», que se traslada para dejar espacio a un edificio de viviendas.