Juan Díaz culpa a la policía local del abandono de Caballero

11/05/2018

Un pleno extraordinario de no más de 20 minutos da por bueno iniciar los trámites para cubrir la vacante del ex teniente de alcalde dimitido por «razones personales», sin aclarar las dudas sobre su currículum, presentuamente falseado, y que el alcalde considera irrelevante a la hora de apoyar su gestión

El alcalde de Ingenio, Juan Díaz, explicó ayer, tras la celebración de un pleno extraordinario, que Juan Rafael Caballero llevaba meses pidiendo su relevo, «desde que se inició el conflicto con la Policía Local, esa lucha y el continuo hostigamiento por parte de este colectivo, le llevó a una situación de estrés que le ha pasado factura».

Díaz realizó estas declaraciones tras la celebración de un pleno extraordinario en el que se aprobó iniciar los trámites para que un miembro de la lista de los socialistas asuma el acta de concejal que ha quedado vacante. La iniciativa se aprobó con la abstención de toda la oposición.

Díaz, en su primera comparecencia pública tras la dimisión, el miércoles, de su primer teniente de alcalde, tras las sospechas de que pudiera haber falseado su currículum, en el que figuraba su condición de licenciado en medicina sin tener tal título, reconoció que todavía no ha hablado con él porque el médico le recomendó descanso, «hemos estado juntos los últimos cuatro años y su labor sólo merece mi reconocimiento. Todo lo demás es un tema personal que sólo puede explicar él», insistió en su tesis de restar importancia a las circunstancias que rodean el curriculum de su compañero de partido.

«Desde el punto de vista del partido», añadió «si es verdad lo que se está comentando y no tiene la formación que dice tener, se le aplicará el código del partido aunque ya está dimitido y, por tanto, no podemos hacer más».

La intervención de los grupos de la oposición también estuvo marcada, de forma muy señalada, por las visiones personales del asunto, ya que todos los portavoces coincidieron en afirmar que un pleno extraordinario no era el lugar adecuado para tratar este asunto, que Juan Rafael Caballero es un vecino más de un municipio que no suma los 30.000 habitantes y que, a pesar de la petición de explicaciones en la que también todos coincidieron, los deseos de pronta recuperación fueron los verdaderos protagonistas de las intervenciones.

Veinte minutos después, el pleno extraordinario se daba por terminado pero sin un dato más que pudiera arrojar luz sobre el verdadero motivo de por qué Juan Rafael Caballero ha presentado su dimisión irrevocable de todos sus cargos.