La consignataria pagará el destrozo

06/03/2018

La consignataria de los «barcos-chatarra» tendrá que pagar los destrozos en Gran Tarajal. Según Puertos Canarios, es una de las condiciones que se le puso para el caso de que se produjeran desperfectos. Desde dicho ente se señala además que se eligió el muelle de Gran Tarajal «porque no existía ninguna otra alternativa».

Los gastos por los destrozos en el muelle de Gran Tarajal tendrán que ser pagados por la consignataria responsable de las gabarras hundidas durante el temporal de la semana pasada. Así lo aseguraba en la tarde de este lunes desde las propias instalaciones portuarias el director general de Puertos Canarios, Manuel Ortega, quien se hallaba en compañía de la consejera de Medio Ambiente del Gobierno de Canarias, Nieves Lady Barreto, y varias autoridades de Fuerteventura.

Según Ortega, «la consignataria, en representación del armador, solicitó el atraque de la flota en el muelle de Gran Tarajal porque no existía ninguna otra alternativa en las islas tanto de Gran Canaria como de Lanzarote como de Fuerteventura». Y añadió que, «como era la primera vez que íbamos a autorizar una flota de estas características, le pedimos una serie de condiciones especiales, todas ellas las cumplieron, incluyendo el hecho de que si sucedía algún problema Puertos Canarios tenía en 24 horas el derecho de exigir a la consignataria la reposición inmediata». Sin embargo, con respecto a dicha reposición inmediata, «como no han podido hacerlo, hemos tomado el control nosotros y todos los gastos serán cubiertos por ellos», concreta Ortega.

Con respecto a la decisión de Capitanía Marítima de no permitir que las gabarras fondearan fuera del puerto de Gran Tarajal durante el temporal, Ortega recuerda que «el consignatario consiguió refuerzos de amarradores para poder amarrar mejor la flota, pero no consiguió la autorización de Capitanía Marítima para otra operación posible, que consistía en fondear la flota fuera del puerto en alguna cala que tuviera una protección para el sur». Ortega entiende que la decisión de Capitanía Marítima es «de tipo técnico», porque «se consideró que el riesgo era mayor estando fuera que dentro». También dijo que desde Puertos Canarios «añadiremos esa información al expediente de investigación que estamos haciendo».

Por su parte, el capitán marítimo de Las Palmas, Pedro Mederos, ha explicado a este periódico que la decisión adoptada se ajusta a derecho y, además, que si se hubiera autorizado el fondeo de las gabarras fuera del muelle de Gran Tarajal, los daños «hubieran sido mucho peores», ya que en caso de accidente «la contaminación se habría extendido por toda la costa de la isla».

Sin nuevas fugas

Los buzos del buque de la Armada Tornado no han detectado «ninguna nueva fuga en las embarcaciones afectadas, según la consejera de Medio Ambiente, Nieves Lady Barreto: «La única fuga que tenemos es la que ya existía y en la que se ha colocado una campana».

Los buzos hallan vida en la zona cero

Lady Barreto dijo que los buzos de la Armada «han detectado vida en el fondo a través de la grabación de algunos peces en la zona afectada». Con respecto al avance de los trabajos, dijo que ya hay «una embarcación reparada y amarrada, otra extraída del agua, otra reflotada, una en proceso de reflotación y cuatro hundidas». También «se ha extraído una retroexcavadora y se han retirado otras tres de la embarcación amarrada», además de otros materiales. Según Lady Barreto, los elementos contaminantes, tanto los aceites como el fuel, se encuentran contenidos dentro de las instalaciones portuaria gracias a las cinco barreras de contención colocadas. Ya se han absorbido 40 toneladas de aceites con mantas-esponja y se han bombeado 50 toneladas de fuel y 800 litros de líquido hidráulico de los depósitos de las embarcaciones. Más adelante se usará una bacteria para limpiar los contaminantes adheridos al puerto. Lady Barreto anunció además una línea de ayudas aprobada en el consejo de gobierno para paliar los daños del temporal en Canarias.