El crecimiento de la población de guirres aumenta a un ritmo anual del 6% en la Maxorata y Lanzarote. Desde 2001, el censo subió de 140 a 297 ejemplares

El guirre sigue levantando el vuelo

20/07/2017

La recuperación del guirre en Fuerteventura y Lanzarote aumenta a un ritmo anual del 6%. El remonte de la subespecie endémica se produce tanto en número de ejemplares, de 140 a 297 ejemplares en los últimos 16 años, como en territorios de nidificación (de 21 a 65, cinco de los cuales se localiza en la isla vecina).

El guirre sigue remontando el vuelo, tanto en ejemplares como en territorios de nidificación. Miguel Ángel Cabrera, técnico del servicio de biodiversidad de la Dirección General de Protección de la Naturaleza del Gobierno canario y coordinador de las actuaciones para la recuperación de este subendemismo majorero, cifra el crecimiento anual en un 6% desde que comenzó el programa de conservación donde colaboran los cabildos insulares de Fuerteventura y Lanzarote.

Las estadísticas confirman que en 200 existían 21 territorios de nidificación y 140 ejemplares censados en Fuerteventura y Lanzarote. «La situación ha mejorado sensiblemente», constata Cabrera, ya que en 2016 se censaron al menos 297 ejemplares y 65 territorios de nidificación, cinco de los cuales se localizan en Lanzarote. Los datos provisionales de este año permiten añadir un territorio más en Fuerteventura (61) y otro más en la isla vecina, lo que para este técnico supone una gran novedad para la subespecie.

Primer muladar en Lanzarote

Datos que animas a los responsables del programa de recuperación a «seguir mejorando» favoreciendo que se repueblen áreas como son el sur de Fuerteventura y Lanzarote. La Dirección general de Protección de la Naturaleza del Ejecutivo autónomo continúa trabajando así mismo con el seguimiento de los venenos y la corrección de los tendidos eléctricos, que son las principales causas de mortandad en ambas islas orientales.

En el caso de las colisiones contra el cableado eléctrico, está en marcha un protocolo específico con Endesa con el fin de hacer un seguimiento para ir corrigiendo las torretas o apoyos peligrosos «que ya tenemos localizados e inventariados en el caso de ambas islas. De aquí a dos años podamos corregir 68 apoyos, con lo cual nos estamos adelantando al problema»

Entre otras iniciativas de fomento de la recuperación, el programa se centra en favorecer la alimentación del guirre. Sin ir más lejos, el año pasado se creó el primer muladar en Lanzarote «que se está empezando a usar donde su población es relativamente baja porque el 90% de la población está concentrada en Fuerteventura», aclara Miguel Ángel Cabrera.

Hasta mediados del siglo XX, el guirre sobrevolaba los cielos de toda Canarias. Por razones ligadas al desarrollo urbanístico, las poblaciones quedaron arrinconadas en las zonas menos habitadas de Fuerteventura.