El guirre se recupera en Fuerteventura tras catorce años de conservación

EFE

El guirre alcanza su máxima recuperación en Fuerteventura tras catorce años de trabajos de conservación, de forma que 94 ejemplares de los 230 individuos son parejas reproductoras y ocupan 47 territorios de manera estable, mientras en 2000 sólo había 21 parejas reproductoras.

Los últimos datos confirman que, tras la cría de 2011, la población de la especie, Neophron percnopterus majorensis, cuenta con una cifra aproximada de entre 230 y 240 individuos vivos y en libertad, informa el Cabildo de Fuerteventura en un comunicado.

De ellos, 94 son parejas reproductoras que colonizan 47 zonas de cría localizadas a lo largo de toda la geografía de Fuerteventura, a los que se suman también algunos individuos asentados en Lanzarote y el Archipiélago Chinijo, donde se han censado tres y un territorio, respectivamente.

El guirre, declarado en peligro de extinción, es junto a la hubara el representante más emblemático de la fauna de Fuerteventura.

El guirre o alimoche canario ha habitado históricamente y de manera regular en todas las islas, pero con el aumento poblacional y la ocupación progresiva del territorio su presencia se ha ido mermando y en las últimas décadas se ha restringido casi exclusivamente a Fuerteventura.

En 1998 se iniciaron seguimientos intensivos e ininterrumpidos de la especie y se pusieron en marcha diversos programas de conservación de la especie.

Las principales amenazas de la especie eran el peligro de electrocución y colisión con tendidos eléctricos, los envenenamientos ilegales, la intoxicación por plomos de caza, las molestias de humanos en las áreas de nidificación o la reducción en la disponibilidad de alimento.

La subespecie canaria de alimoche fue incluida en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y también está considerada en peligro de extinción en el Catálogo de Especies Amenazadas de Canarias.

Guirre es el nombre de origen guanche con el que se denomina en Canarias al Alimoche común (Neophron percnopterus) y es la única especie de buitre que vive en las islas.

énica rapaz carroñera de Canarias es beneficiosa para el hombre, ya que limpia el campo de animales muertos y evita la propagación de enfermedades y la contaminación de las aguas.

En Fuerteventura tiene además una gran importancia cultural, pues existen muchas leyendas sobre este pequeño buitre, transmitidas por la tradición oral desde hace siglos, que evidencian la consideración de ave sagrada que, sin duda, tuvo entre los habitantes de la isla, "los majos", antes de la llegada de los primeros europeos.

Una de ellas, relacionada con el mito del Ave Fénix, asegura que cuando sienten la muerte, vuelan hacia el cielo y se desvanecen en el aire.

Temas

Fauna