El guirre vuelve a sobrevolar Lanzarote

05/06/2015

El guirre vuelve a sobrevolar Lanzarote. El programa de recuperación de la subespecie endémica contabiliza cinco parejas que se suman a las 55 existentes en los cielos majoreros. Es la mejor cifra desde que se inició la recuperación de este alimoche común en 1999, cuando solo subsistían 20 parejas.

En 16 años, el guirre ha pasado de 20 parejas reproductoras a 60 y se extendido desde los cielos majoreros a los de Lanzarote donde  existen cinco parejas. Son los principales datos del balance del programa de recuperación, reproducción y anillamiento del Cabildo Insular y la estación biológico de Doñana, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que cifra la población total en unos 270  ejemplares de distintas edades entre ambas islas, las únicas de Canarias donde se conserva esta subespecie.


Además del aumento de ejemplares, el balance se cierra con un récord en negativo que hay que celebrar en positivo: en los últimos años no se han detectado casos de envenenamiento. También están dando resultado las medidas de señalización de tendidos eléctricos, ya que han conseguido disminuir de forma muy importante los accidentes por colisión y enganche.


El programa, que ahora se centra más en la reproducción y el anillamiento, contabilizó 35 nuevos pollos en 2014 que han conseguido sobrevivir un año después. José Antonio Donázar, director de la Estación Biológica de Doñana, augura que 2015 será también muy similar o incluso superior, triplicando el número de nuevos ejemplares que se registraba hace solo unos años.


El balance del trabajo desarrollado hasta ahora demuestra que frente al peligro de desaparición del guirre que el guirre sufría hace poco más de una década, actualmente la población se encuentra estabilizada en Fuerteventura, con 55 parejas reproductoras y en proceso de recolonización natural hacia la isla de Lanzarote, con cinco parejas, cuando solo llegó a haber una pareja localizada en el archipiélago Chinijo. Sobre la colonización natural de Lanzarote, dice el investigador que tiene sentido considerando la densificación que ha experimentado la especie en Fuerteventura, una vez que la población se ha recuperado en la isla.

"Unos pájaros blancos que se comían las inmundicias" según Le Canarien. En las crónicas de la conquista recogidas en Le Canarien, se habla de «unos pájaros blancos que se comían las inmundicias». Para Donázar, es lógico que según el comportamiento humano el guirre se encuentre en una situación u otra según el momento. Por ejemplo, la natalidad experimentó un descenso significativo en el año 2012, que se estima fue debida a la acusada sequía y a la aplicación de la normativa que obliga a los ganaderos a la retirada del campo de los cadáveres del ganado muerto.


En Fuerteventura tiene además una gran importancia cultural, ya que muchas leyendas sobre este buitre, transmitidas por la tradición oral desde hace siglos, evidencian la consideración de ave sagrada que tuvo entre los majos antes de la llegada de los europeos.