NC y Curbelo elevan la presión

23/05/2020

Los socios de Gobierno reclamaron a Torres alzar la voz ante Pedro Sánchez después del acuerdo alcanzado con Bildu. La Fecai urgió a Montero a poner fecha para la reunión con los cabildos. Al final, el presidente mandó una carta a Moncloa

El terremoto político que ha levantado el acuerdo alcanzado entre los grupos parlamentarios Socialista, Unidas Podemos y EH Bildu llega hasta el pacto de Gobierno en Canarias en forma de onda sísmica. Nueva Canarias (NC) y Agrupación Socialista Gomera (ASG) endurecen sus posiciones y reclaman al presidente del Ejecutivo, Ángel Víctor Torres, mayor contundencia ante su homólogo en el Estado, Pedro Sánchez.

Sin decirlo abiertamente, dirigentes de ambas formaciones dan a entender que ha sido excesivamente prudente la primera reacción que se conoce de Torres, interesándose en conocer «el alcance» del acuerdo en lo que respecta a la posibilidad de que utilicen su capacidad de endeudamiento solo el País Vasco y Navarra, cuando Canarias viene demandándolo desde los primeros efectos del parón económico.

El coordinador territorial de NC, Luis Campos, dijo que «desde el punto de vista institucional, yo entiendo que se sea prudente -puntualizó-, pero creemos que ha llegado el momento de una mayor contundencia por parte del presidente».

En su opinión, «no puede haber solo contactos de tanteo, sino un nivel de exigencia mucho más intenso» por lo que Torres debe «redoblar las energías y exigir igualdad de trato para Canarias que para el País Vasco y Navarra», ahondó el dirigente nacionalista, habida cuenta de que «es la comunidad autónoma donde el impacto de la Covid-19 va a ser mayor».

En un comunicado, NC advirtió que en el espacio bilateral abierto con el Gobierno de Pedro Sánchez la «lealtad debe ser recíproca, algo que no se está dando». Por lo tanto, «no es razonable -agregó Luis Campos- que se nos nieguen respuestas y, en estos momentos, deben ser claras y precisas».

En términos parecidos se expresó el secretario general de la ASG, Casimiro Curbelo, al considerar que el jefe del Ejecutivo autonómico «tiene que alzar la voz» en su reunión semanal con Sánchez.

No obstante, Curbelo valoró que el portavoz del Gobierno de Canarias, Julio Pérez, trasluciera el «enfado» que ha ocasionado el acuerdo alcanzado con EH Bildu y las «discrepancias» que ha manifestado en varias ocasiones el propio Torres respecto de decisiones o falta de respuestas por parte de su homólogo en el Gobierno central.

El contrapunto a este malestar de los socios de gobierno lo pusieron tanto el Partido Socialista Canario (PSC) como Sí Podemos, ambos firmantes del acuerdo a nivel nacional.

El diputado en el Congreso, Héctor Gómez, recordó que «el Gobierno de España ha abierto un espacio bilateral con Canarias para tratar esos asuntos y otros», aunque reconoció que no termina de concretarse ni reuniones ni contenidos desde el Ministerio de Hacienda.

Aún así, se mostró convencido de que «habrá avances como los ha habido hasta ahora en todos los encuentros que han tenido los presidentes Pedro Sánchez y Ángel Víctor Torres», en el marco de las reuniones que el primer ha estado llevando a cabo todas las semanas de estos dos últimos meses.

No obstante, el también miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE no se atrevió a adelantar la posibilidad de que, después de los problemas que ha originado el acuerdo entre los partidos, el Gobierno estatal se encuentre conminado a despejar la incógnita sobre el endeudamiento así como el uso del superávit y el remanente de tesorería. «Todo esto está muy condicionado al marco europeo», respondió.

Por otro lado, el portavoz parlamentario de Sí Podemos, Manuel Marrero, consideró que «es una tristeza que se tenga que negociar con la salud y la seguridad de las personas porque haya partidos que no se quieran dar cuenta de lo que realmente está en juego».

En el lado de la oposición, la presidenta del Partido Popular (PP) en Canarias, Australia Navarro, dijo que el acuerdo por el que se autoriza el endeudamiento al País Vasco y Navarra supone un «ninguneo inadmisible» para las islas, según la nota reproducida por Europa Press.

Subrayó que es un «menosprecio» al Gobierno de Canarias, con el que «demuestra el nulo peso político» del presidente canario en Madrid, toda vez que el archipiélago «lleva tiempo exigiendo, sin resultados, la autorización de aumentar su capacidad de financiación para salir de la crisis y poner en evidencia que Canarias, por mucho que lo repita Torres, no está entre las prioridades del Gobierno de España».

Del mismo modo, la diputada de Ciudadanos (Cs), Vidina Espino, manifestó su «perplejidad» por el acuerdo alcanzado por el PSOE, Unidas Podemos y EH Bildu.

En un comunicado informativo, Espino instó al presidente del Gobierno de Canarias a «plantarse en Madrid para exigir igual trato» para la Comunidad Canaria. «Esta afrenta no se resuelve con una llamada de teléfono a Ferraz pidiendo explicaciones del alcance de las concesiones a vascos y navarros», añadió.