El supuesto correo de 3M diciendo que el modelo de mascarillas no estaba homologado. / C7

Caso mascarillas

El proveedor dice que le encargaron mascarillas 3M sin homologar en Europa

Ihsan Mahmhoud, denunciado por las mascarillas falsas: «Mandé a Canarias el lote que me pidieron y estaba todo en regla»

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Ihsan Mahmhoud Mohamed al Sabbagh, el proveedor al que la empresa RR7 United SL le encargó la compra de un millón de mascarillas FFP3 3M 1860 tras el acuerdo por cuatro millones de euros cerrado con el Servicio Canario de Salud (SCS), se defiende y afirmó que la mercancía que envió a Gran Canaria estaba en regla y que, en cualquier caso, recibió una comunicación de 3M alertándole de que ese producto, en concreto, no estaba homologado en Europa. Este asunto está siendo investigado por la Fiscalía Anticorrupción.

El fiscal Javier Ródenas indaga si RR7 United SL cometió una presunta estafa y si el propio SCS incurrió en la comisión de los supuestos delitos de prevaricación y malversación de caudales públicos.

A pesar de que aporta una presunta documentación que acreditaría esta versión y que reza textualmente «el 3M 1860 solo está certificado con la aprobación de Niosh y no lleva ninguna certificación CE y, como tal, sería ilegal su uso en el Reino Unido o cualquier miembro de la UE», la misma choca frontalmente con lo afirmado por la representante de 3M en España. La abogada de la compañía sostuvo que el cargamento que llegó a la isla desde Etiopía y que fue destruido, «cumplía claramente con la información que se tenía respecto a las mascarillas falsas. Era claramente una falsificación, no había dudas», dijo a CANARIAS7.

«Les dije –al SCS– que conseguía el nuevo producto a buen precio. Pero las 3M era ilegal traerlas a Europa», afirma

Pero Ihsan Mahmhoud, que fue denunciado a la Policía Nacional por el administrador de RR7 United SL, niega este extremo. Este empresario de origen jordano y afincado en Londres contactó presuntamente con el propietario de RR7 a través de un amigo de ambos, el intermediario Lucas Cruz-supuesto representante de un fondo que quiso comprar el CB Gran Canaria-.

Dijo que el administrador de RR7, que se dedica a la compra y venta de vehículos, le «contactó porque querían comprar mascarillas y le dije que sí, que conocía a muchos proveedores. Hice el negocio a través de un abogado en Londres llamado Charles Douglas, que fue quien chequeó que la mercancía estaba bien. Comprobó los códigos a través de la página oficial de 3M y salió que todo era correcto», declaró.

El documento aportado expone a la Aduana que la mercancía era supuestamente original.

Al hacer la compra, Ihsan Mahmhoud dijo que pagó «medio millón de dólares para fletar un Boeing 777 con la mercancía hasta Gran Canaria debido a la urgencia», pero ese dinero no lo recuperó. «No dije nada al principio por la amistad que tengo con Lucas, pero al final lo puse en conocimiento de mi abogado», expuso.

Al llegar la mercancía falsa a Gran Canaria, el proveedor declaró que «ya no sé lo que pasó. Me dijeron que no era correcto, pero no es así, estaba todo chequeado con 3M y controlado por el abogado que tiene guardada toda la documentación. Incluso, desveló que llegó a hablar «personalmente con una responsable del Gobierno de Canarias -la directora general de Recursos Económicos- y me pidió otro envío de mascarillas de la marca Honeywell, porque aparentemente 3M había certificado que esas mascarillas que me pidieron no estaban homologadas en Europa. Nos enviamos varios correos y les dije que podría traer el nuevo producto a un precio súper bueno. Pero las 3M era ilegal traerlas a Europa y creo que por eso quemaron los productos».

«El fabricante -añade Ihsan Mahmhoud- no había aprobado el producto para la venta en Europa y, obviamente, quien hizo esta trampa tenía un plan. ¿Cómo piden un producto que el Gobierno español no acepta y el fabricante no lo certifica para Europa? Eso no era legal», advierte.

Vídeo.

Documentos

Además de dar su versión, este empresario que se dedica al negocio del crudo aunque en época de pandemia comerció con mascarillas, aportó un documento en el que su abogado se dirigía a la Aduana que retenía el millón de mascarillas 3M mientras investigaban si eran falsas.

En el mismo, se lee que esta parte exponía a los agentes que el envío era demasiado pequeño «para que 3M lo tomara en serio o con alguna prioridad». Por eso se «produjeron varios intentos de compra», pero resultó que había «una gran cantidad de estafadores y suministros falsos en todo el mundo». Intentaron, según este documento «transacciones fallidas en Europa, Oriente Medio y África» y RR7 United SL «finalmente encontró un revendedor honesto del producto 3M Corporation a través de Sudáfrica y, en última instancia, Alemania a través de Addis Abeba», detalla.

Esta empresa «participó en una videoconferencia como parte de esa inspección con el proveedor» en el aeropuerto y en la «verificación de los números de lote» con la «base de datos/web de 3M Corporation», que se utiliza para «verificar la autenticidad de las existencias» y, a su juicio, «estaba claro que tanto el lote como el número eran productos genuinos y auténticos de 3M Corporation».

Por este motivo, pidieron a Aduanas la liberación de la mercancía argumentando «urgencia por motivos sanitarios» en Canarias.