La obstinación de Clavijo rompe el pacto con el PP

14/06/2019

El almuerzo en la casa del presidente fracasa por las «lagunas» de la propuesta nacionalista. El encuentro para sellar el pacto de derecha contó con la presencia de Fernando Clavijo, Asier Antona, Casimiro Curbelo, Vidina Espino y Román Rodríguez. Los partidos reconocen que «todo vuelve a estar abierto»

El pacto entre Coalición Canaria (CC) y el Partido Popular (PP) se atascó ayer y corre el riesgo de morir en el intento. El almuerzo celebrado en la residencia del presidente del Gobierno, Fernando Clavijo, en la capital grancanaria, para cerrar el documento que plasmaría la alianza acabó como el rosario de la aurora: el gomero Casimiro Curbelo, la líder de Ciudadanos, Vidina Espino, y el presidente de NC, Román Rodríguez, abandonaron la mesa ante las «lagunas» que presentaba la propuesta de CC. Ahora todas las opciones de pacto regional vuelven a estar abiertas, incluido el acuerdo progresista que busca el PSOE con NC, Podemos y Curbelo.

La falta de acuerdo frustró la hoja de ruta marcada por CC y el PP en Génova para rubricar el pacto regional antes de que hoy se constituyan los 88 ayuntamientos de Canarias. El número dos de los conservadores, Teodoro García Egea, anuló su viaje a las islas para estar presente en el acto y, por el momento, también queda en el aire su respaldo al acuerdo que convertiría al líder del PP isleño, Asier Antona, en presidente del Gobierno de Canarias con once diputados.

El fracaso de la cita en la casona de Ciudad Jardín tiene varias versiones y explicaciones. La primera de ellas, la negativa de CC a pronunciarse públicamente dejando a Clavijo fuera del próximo Ejecutivo. Cs exigió durante el encuentro que los nacionalistas realizaran un comunicado en ese sentido, ya que sus normas internas impiden a Espino apoyar un Gobierno con imputados por corrupción. Los nacionalistas rechazaron esa reclamación y su respuesta ha acabado por enturbiar la alianza que sumaba los 36 escaños necesarios para investir a Antona -20 de CC, 11 del PP, 3 de ASG y 2 de Cs-.

Además, los nacionalistas se negaron a seguir avanzando en el pacto por las exigencias de Asier Antona en cuanto al reparto del poder. El líder del PP planteó en el encuentro que, además de la Presidencia del Gobierno, su partido tenía que controlar áreas destacadas del Ejecutivo como la Consejería de Hacienda, un departamento clave que en todos los pactos desde 1989 ha estado en manos de las AIC-CC -con el único paréntesis de Soria-.

Clavijo y José Miguel Barragán -también presente en el almuerzo como líder orgánico de CC- rechazaron de plano ceder al PP este área al considerar que los 11 diputados que aporta al pacto ya estaban premiados con la jefatura del Gobierno regional y tres consejerías de menor peso.

En la reunión también participó el líder de NC, Román Rodríguez, que había abierto negociaciones con CC 24 horas antes, tras el malestar creado por el PSOE con los pactos locales sellados en Gran Canaria. Rodríguez se mostró abierto a abstenerse en una hipotética investidura del líder del PP, una oferta que también se queda en el aire tras la ruptura de las negociaciones para el acuerdo de derechas.

Por el lado de ASG, Casimiro Curbelo también da por rotas de momento las negociaciones con nacionalistas y populares. El exdirigente socialista abandonó el encuentro en la capital grancanaria molesto por la falta de concreción del documento.

Tras el almuerzo, el pacto CC-PP entra en vía muerta y se abre de nuevo todas las posibilidades. «Estamos otra vez en el punto de salida», concluyó uno de los asistentes al cónclave.