Duelo de estrellas en el caso Grúas en torno al presidente

15/04/2019

El miércoles, a las 09.30 horas, el político lagunero hará historia al acudir a declarar como investigado en un juzgado. Y lo hará sin el aforamiento. La fiscal Farnés Martínez se encontrará con Choclán

El largo pasillo de entrada a los juzgados de La Laguna estará seguramente lleno de periodistas este miércoles a primera hora de la mañana. A las 9.30 horas está citado, en calidad de investigado el presidente de Canarias, Fernando Clavijo, que deberá declarar ante la jueza Celia Blanco, titular del Juzgado de Instrucción nº2 de la segunda ciudad de Tenerife e instructora del caso Grúas. Están citados también la fiscal Anticorrupción, María Farnés Martínez, y los representantes legales de los denunciantes, así como de los otros dos investigados, José Alberto Díaz, alcalde lagunero, y José Antonio Pérez-Godiño, concejal y portavoz de CC en el pleno municipal.

El primer presidente

Será la primera vez que un presidente canario se vea en el trance de declarar como investigado -imputado en la denominación anterior- y que lo haga en un juzgado ordinario. Se llega a esa situación después de que el Tribunal Superior de Justicia de Canarias dejase claro hasta en dos ocasiones que el aforamiento había desaparecido el mismo día que entró en vigor el nuevo Estatuto de Autonomía. Queda pendiente un recurso de queja de los abogados de Clavijo ante el Tribunal Supremo por esa decisión pero, como resaltó la jueza Celia Blanco en el escrito de citación al presidente, dicha iniciativa de queja no tiene efectos suspensivos, de manera que el caso Grúas reside al cien por cien en Instrucción número 2 de La Laguna y nada impide llamar al jefe del Ejecutivo a declarar. De hecho, así lo pidieron los abogados de Clavijo.

La novedad desde ese escrito pidiendo declarar y la citación de la jueza estriba en que el presidente ha fichado a un abogado estrella: José Antonio Choclán. Exmagistrado de la Audiencia Nacional y titular de un bufete con sede en Madrid especializado en la rama penal, Choclán acude con frecuencia a los juzgados de Canarias. Entre las cuestiones de gran relevancia mediática que ha asumido sobresalen la defensa del empresario Santiago Santana Cazorla en el caso Góndola -en el que se planteó, sin éxito, la imputación del entonces presidente Adán Martín- y de Miguel Ángel Ramírez por la denuncia de prácticas delictivas en el ámbito fiscal en sus empresas. En la cartera de clientes se Choclán sobresalen, además, clientes como el futbolista portugués Cristiano Ronaldo y el entrenador también luso José Mourinho, a los que defendió en sendos casos de delitos fiscales.

La extrañeza de la fiscal

La aparición de Choclán se produce tras el salto cualitativo que da el caso Grúas al entrar en escena la fiscal Anticorrupción de Santa Cruz de Tenerife. Mientras se dirimía en el TSJC si esa instancia era competente o no para asumir la instrucción en lo relativo a Clavijo, María Farnés Martínez remitió a la jueza lagunera un escrito de 70 folios en el que plantea, en resumen, iniciar casi desde el principio la investigación. La clave de ese informe estriba en que ve «claros indicios» de tres presuntos delitos -prevaricación, malversación y tráfico de influencias- en las actuaciones de Fernando Clavijo y otros ediles, pero advierte tal cantidad de lagunas en la instrucción que cree preciso llamar primero como investigadas a dos técnicas municipales y a una veintena de testigos. En su relato, la fiscal -la misma que llevó el peso de la investigación del caso Las Teresitas- se muestra extrañada por el hecho de que no se hubiese citado ya en sede judicial al primer dueño de Autogrúas Poli ni a los trabajadores de esa empresa que luego se hicieron con el control de la misma y que, según varias declaraciones, mantenían relación de amistad con el entonces alcalde lagunero y hoy presidente.

La jueza Celia Blanco, en lugar de acceder primero a esas citaciones, ha optado por llamar a Clavijo. A partir de ahí se abre el interrogante de si habrá una nueva citación cuando escuche los testimonios pedidos por la Fiscalía o si Farnés Martínez dará por resueltas las dudas sobre la actuación de Clavijo con solo oír su testimonio. Desde los denunciantes -los concejales en la oposición Santiago Pérez y Rubens Ascanio- se da por hecho que la jueza no puede cerrar la instrucción sin acceder a lo que pidió la Fiscalía. Recuerdan que la Audiencia ya obligó a reabrir la instrucción tras un primer archivo que en aquel momento contó con dictamen favorable del fiscal.