Expertos internacionales han subido este miércoles en Turquía a bordo del 'Razoni' para inspeccionarlo / AFP

El buque cargado de cereal ucraniano supera la inspección pactada con Rusia

Una veintena de expertos ha revisado en Turquía las bodegas del 'Razoni', que ya navega hacia Líbano, para prevenir un eventual tráfico de armas

IÑIGO FERNÁNDEZ DE LUCIO

El 'Razoni', el primer buque cargado con cereal que parte de un puerto ucraniano desde el comienzo de la guerra, ha superado este miércoles en Estambul la inspección de los expertos internacionales. Una condición contemplada en el acuerdo firmado por Rusia y Ucrania con Turquía y Naciones Unidas para desbloquear las exportaciones. El buque continúa así su singladura a través del estrecho del Bósforo y llegará al puerto libanés de Tripoli en los próximos días. El éxito de este primer envío alienta un poco las esperanzas de superar una de las consecuencias más graves de la guerra: la crisis alimentaria global.

El buque, con bandera de Sierra Leona, salió este pasado lunes del puerto de Odesa cargado con 26.000 toneladas de maíz. Tras dos días de navegación, ha arribado este miércoles a la costa turca, donde se ha sometido durante hora y media a la inspección del Centro de Coordinación Conjunta (CCC), el órgano con base en Estambul encargado de supervisar las exportaciones. Una veintena de especialistas han llegado al 'Razoni' a bordo de dos embarcaciones. El equipo está dirigido por el almirante turco Özcan Altunbulak, responsable del CCC, y el almirante estadounidense retirado Fred Kenney. Expertos rusos y ucranianos también supervisaron la inspección, que es una de las exigencias de Rusia para levantar el veto a la exportación de cereal.

La buena noticia, no obstante, ha sido acogida con escepticismo por Kiev. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha celebrado el primer envío de grano «gracias a Naciones Unidas en colaboración con Turquía» pero ha señalado que «no es nada todavía». «La guerra está matando nuestra economía. Está en coma», ha lamentado el líder ucraniano en una videoconferencia con estudiantes australianos. Según Zelenski, su país debe exportar como mínimo 10 millones de toneladas de grano para ayudar a reequilibrar su balanza comercial, que presenta un déficit de 5.000 millones mensuales desde el inicio de la invasión. El secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken, ha mostrado, en cambio, su satisfacción por este «primer paso» en el camino de desbloquear la crisis alimentaria.

Combates en Jersón

Rusia y Ucrania alcanzaron el pasado 22 de julio un acuerdo, auspiciado por Turquía y la ONU, para permitir la exportación de cereal a través del mar Negro, bloqueada por Moscú desde el inicio de la guerra. Antes de la invasión, Ucrania era el quinto productor mundial de cereal. Genera el 42% del aceite de girasol a nivel global, así como el 16% del maíz y el 9% del trigo. Kiev asegura que hay otros 16 buques graneros esperando para partir desde Odesa, Chermomorsk y Pivdenni. En los puertos ucranianos se acumulan hasta 25.000 toneladas de grano.

El secretario general de la ONU, António Guterres, se ha mostrado esperanzado por el primer envío a través del corredor naval y confió en que el avance de la guerra no bloquee de nuevo las exportaciones. Mientras tanto, sobre el terreno, Kiev continúa con la evacuación de los 200.00 civiles que residen en la región de Donetsk, en el Donbás, epicentro de los combates desde los primeros compases de la guerra.

En el sur del país, el jefe de la administración militar ucraniana de Kryviy Rig ha afirmado que un bombardeo ruso mató a dos civiles en un microbús que intentaba salir de la región de Jersón, controlada por Moscú, donde las fuerzas ucranianas han emprendido una feroz contraofensiva. Dmytro Butriy, jefe de la autoridad ucraniana en la zona, aseguró el martes que han retomado el control de 53 asentamientos en Jersón. La posición ucraniana se ha visto fortalecida por la llegada de más armas occidentales, en especial artillería de largo alcance.

España desoye a Kiev y elude comprometer un nuevo envío de armas

El embajador de Ucrania en España, Serhii Pohoreltsev, ha apremiado este miércoles al Gobierno a realizar más envíos de armas para continuar combatiendo el ataque de Rusia en su país. «La situación sigue siendo muy complicada, nos sigue atacando el enemigo y por eso necesitamos más armas para poder resistir», ha reconocido Pohoreltsev tras mantener una reunión con la ministra de Defensa, Margarita Robles, quien evitó realizar ningún compromiso al respecto y se limitó a sostener que «España continuará apoyando con ayuda humanitaria y envío de material bélico dentro de nuestras posibilidades». Robles y el embajador ucraniano se han reunido solo un día después de que la titular de Defensa anunciase la cancelación del envío de los carros de combate Leopard tras verificar el estado «lamentable» en el que se encuentran. «Seguimos necesitando más y más cosas», ha apuntado Pohoreltsev tras asegurar, en alusión a España, que «si uno quiere ayudar, siempre busca y encuentra una forma para hacerlo».