Ibarra deja el cargo «orgulloso» del trabajo y el reconocimiento

09/05/2018

El hasta ahora presidente del Puerto abandonó ayer su despacho en el organismo portuario. Antes de irse se despidió del personal de la Autoridad Portuaria al que agradeció su apoyo. El socialista tuvo un encuentro con su sucesor, Cardona, al que puso al tanto de los temas pendientes

El hasta ahora presidente de la Autoridad Portuaria, Luis Ibarra, abandonó ayer su despacho en el organismo portuario tras casi 7 años en el cargo (los últimos diecisiete meses en interinidad, tras la ruptura del pacto de gobierno entre CC y PSOE y que acabó con la salida de los socialistas) y solo 24 horas después de que el Ejecutivo canario confirmara su cese. Será sustituido por Juan José Cardona, el exalcalde de la capital, que podría incorporarse mañana mismo si hoy se publica su nombramiento en el BOE, tal y como está previsto.

Antes de irse, Ibarra se despidió del personal del Puerto y de la Policía Portuaria (momento que recoge la imagen), entre otros. «Me voy muy orgulloso porque este puerto es complicado en la gestión y escuchar el reconocimiento a mi trabajo del sector empresarial y del propio Gobierno de Canarias supera cualquier expectativa que tenía cuando empecé», indicó Ibarra.

Según señaló, pese a la interinidad en la que se ha mantenido en el último año y medio «ha sido siempre leal al Gobierno». En este punto, destacó que, si alguna vez hubo conflicto fue «por la defensa de los intereses generales».

El ya expresidente del Puerto ha optado por un «proceso de transición tranquilo». El lunes mismo Ibarra mantuvo un encuentro de tres horas con el popular Juan José Cardona, su sucesor.

Ibarra informó al exalcalde de Las Palmas de Gran Canaria de «los asuntos más importantes que quedan pendientes» tras su salida.

Ambos tuvieron ocasión de trabajar de forma muy estrecha en el germen del proyecto Puerto-Ciudad, que tanto ha cambiado el espacio del entorno de Santa Catalina y que implicó la apertura del acuario Poema del Mar. «A Cardona le deseó el mayor de los éxitos porque su éxito es el de todos los grancanarios», manifestó ayer Ibarra.

Para el expresidente hay una «hoja de ruta» establecida con dos asuntos básico. De un lado, seguir con las inversiones programadas, como son el alargue del Reina Sofía que permitirá luego a la inversión privada ampliar el muelle deportivo y actuar en la trasera del Reina Sofía para evitar que los días de mala mar se vea afectada la operativa de la naviera Armas. De otro lado, Ibarra apuntó la necesidad de seguir con la reducción de las tasas portuarias (pendiente de la aprobación de los Presupuestos del Estado).

Un tercer tema, que se ha puesto en evidencia esta semana tras haber sido comunicado por Puertos del Estado, es que Europa no devolverá a la Autoridad Portuaria de Las Palmas los más de 14 millones de euros que inyectó para la obra de los Mármoles. Madrid se había comprometido a pagarlos si Europa decía que no. «El compromiso de Puertos del Estado es que si no había fondos europeos él se haría cargo. Ahora le toca a Cardona conseguir ese dinero», dijo Ibarra.

De los siete años en el cargo, el expresidente se mostró especialmente satisfecho de cinco logros: el acuerdo en el sector de la estiba; las grandes inversiones del sector privado «que ha vuelto a apostar por este puerto»; el acuerdo Puerto-Ciudad que, según señaló, permitió un proyecto de futuro; el pacto con Fuerteventura y Lanzarote para programar inversiones «en un marco lógico que no asfixie la economía de La Luz» y el PMA, que ha permitido dar ayuda a 2,4 millones de personas en África en 5 años.