Capella, nuevo imputado en la investigación de La Esfinge

El juez que lleva el caso por las irregularidades técnicas y contables en la construcción del dique cita ahora al director del Puerto y al gerente de la UTE por FCC por presunta malversación y falsedad documental.

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ

Giro de 180 grados en la investigación que lleva a cabo el magistrado del juzgado de Instrucción número 7 de Las Palmas, Francisco Javier García García-Sotoca, para esclarecer y determinar la responsabilidad de las irregularidades técnicas y contables detectadas en la construcción de la segunda fase de La Esfinge y que ha provocado al Puerto un quebranto de más de 50 millones de euros.

El juez ha citado a declarar en calidad de «nuevos investigados» el próximo 30 de enero al actual director del Puerto, Salvador Capella, y al gerente de la UTE que realizó la obra de La Esfinge y representante de FCC, Daniel García-Arroba, por un presunto delito de falsedad documental y malversación de caudales públicos, según consta en el auto fechado la pasada semana. El magistrado García-Sotoca ha tomado la decisión tras analizar el informe realizado por el perito judicial, Tanausú Quesada, que es interventor y auditor del Estado.

Pagos por bloques no realizados

En el citado informe, al que ha tenido acceso CANARIAS7, se apuntan una serie de conclusiones que dan un vuelco a la investigación. Entre otras, se indica que en los pagos realizados en la certificación de la obra y aprobados por el entonces director del Puerto, José Miguel Pintado (exgerente de FCC), siendo director de Obra, Salvador Capella, el Puerto pagó a la UTE adjudicataria (integrada por FCC, Félix Santiago, Dragados y Matías Marrero Construcciones y Obras) 23.554 metros cúbicos en bloques que no fueron fabricados. Este exceso de bloques supuso para la UTE unos ingresos extra por trabajos no realizados de 3,2 millones de euros, según el informe.

Certificaciones

Por ello, el interventor asegura que «las certificaciones/liquidación de las obras Dique de La Esfinge segunda fase y Dique Sur, contradique de cierre en el Puerto de Las Palmas no reflejan la realidad de la obra ejecutada». Este argumento es el que motiva la citación como imputado de Capella y García-Arroba Peinado. Este último, gerente de la UTE en nombre de FCC declaró por las irregularidades de La Esfinge en el año 2015 como testigo. Un año después, en 2016, fue imputado pero nunca llegó a declarar. La misma situación se dio con Juan Antonio Madrigal Martínez-Perada, que fue alto ejecutivo de FCC y actualmente imputado en otra investigación que lleva a cabo el mismo juzgado de Instrucción número 7 de Las Palmas a la empresa FCC por un posible delito de estafa, blanqueo de capitales, fraude fiscal y falsedad documental en una trama de facturas falsas vinculadas a obras públicas.

La primera denuncia

Además de Capella y García-Arroba, el día anterior, el 29 de enero, están citados a declarar como investigados el exdirector del Puerto, José Daniel López, y Miguel Ángel Larraz, director de Obra de La Esfinge en la etapa de Javier Sánchez Simón. López fue el primero en elevar a Puertos del Estado en marzo de 2013 y cuando ya no es director un informe en el que apuntaba irregularidades en la construcción de La Esfinge e incumplimientos de la UTE. Tanto López como Larraz llevan cinco años intentando demostrar que están al margen de las irregularidades y que los pagos a la UTE se produjeron cuando ya no ocupaban puestos de responsabilidad en el Puerto.