El automóvil pide ayudas para compensar la caída de las ventas

La Federación Canaria de Importadores achaca el descenso de la compra por particulares a la incertidumbre política y a las dudas generadas por las administraciones en su ‘guerra’ al diésel. Solo en abril las familias canarias compraron 434 coches menos que en igual mes de 2018, 14 menos cada día

Silvia Fernández
SILVIA FERNÁNDEZ

El sector del automóvil reclamó ayer al Gobierno de España la recuperación de los programas de ayuda a la compra de vehículos, los llamados plan Pive, para compensar la caída de las ventas sobre todo en el segmento de los particulares. Solo en abril la compra de turismos por las familias cayó un 22,5% en Canarias, con 434 unidades menos vendidas (más de 14 cada día). En lo que llevamos de año la caída no fue tan abultada, de un 14%. Hasta abril se vendieron 6.438 coches, esto es, 1.061 menos que un año antes, según los datos de la Federación Canaria de Importadores y Concesionarios de Automóviles (Fredica).

Su presidente, Rafael Pombriego, considera necesario este plan de ayudas para reactivar el mercado y para avanzar en el achatarramiento de los vehículos de más antigüedad de Canarias. En este sentido, cabe señalar que el archipiélago es una de las regiones con el parque móvil mas envejecido, con una edad media que se acerca a los 13 años, con todo lo que esto implica de inseguridad y niveles de contaminación.

El presidente de Fredica achaca la caída de las ventas a la incertidumbre política, nacional e internacional, la caída del turismo y las dudas generadas por distintas administraciones sobre el futuro de los coches diésel. «Los posibles compradores no saben qué coche adquirir», asegura Pombriego.

A nivel nacional, desde la Asociación de Comerciantes de Vehículos (Ancove) se planteó ayer la misma demanda. Esta organización criticó el «desconcierto» y la «confusión» generada por los anuncios del Gobierno sobre el diésel. Ancove consideró que los mensajes lanzados desde varios gobiernos en contra de este combustible habían «derrumbado» el mercado de particulares, por lo que reclamó al próximo Gobierno un plan urgente de ayudas al achatarramiento para particulares.

En Canarias, a pesar de la caída de las ventas de turismos en el segmento de los particulares, la patronal Fredica confía en que en el segundo semestre del año se contenga la caída. «Podría darse más estabilidad siempre que se conforme un gobierno igualmente estable y se podría, a partir de entonces, compensar el retroceso de los primeros seis meses del año», indicó.

Pombriego destaca que la caída de las ventas se centra, en su práctica totalidad, en el canal de los particulares mientras que en el resto incluso hay subidas. Esto permite amortiguar la caída y cerrar el mes con un descenso de las ventas del 9,7% y del 4,28% en el acumulado.