Canarias crecerá la mitad que en 2018

11/05/2019

La patronal confirma que la economía isleña ha entrado en una nueva fase de desaceleración y que este año no creará empleo en tasa neta. Se prevé que el paro se mantenga en el 21% de la población activa. El parón del turismo es la clave

La economía canaria ha entrado en una nueva fase de desaceleración. Así lo confirmó ayer la CEOE de Santa Cruz de Tenerife que dejó claro que Canarias seguirá creciendo este año aunque a tasas muy inferiores respecto a las de años anteriores.

En 2018 el PIB de Canarias creció un 2,4%, hasta superar los 46.000 millones de euros de producción de bienes y servicios. Este año las previsiones de la patronal es que la economía crezca la mitad, un 1,2%, lejos de los repuntes del 3% y 3,4% de los años 2015 y 2016. Parte del crecimiento que experimentará la economía es consecuencia de la «inercia» de los años anteriores, ya que, según la CEOE, ni el turismo ni el consumo privado «actuarán de impulsores» en 2019.

Este menor repunte del PIB dificulturá la creación de empleo. La CEOE estima que en 2019 ni se creará ni se destruirá y que los ocupados se mantendrán en cifras similares a las actuales (en torno a los 900.000). La tasa de paro cerrará el ejercicio en el 21%, el mismo porcentaje alcanzado en marzo y un punto por encima del cierre de 2018.

La productividad mejora

La buena noticia del mercado laboral es que a lo largo de este año aumentará la productividad de los trabajadores, algo que se producirá «por primera vez en muchos años», según estima la CEOE de Santa Cruz de Tenerife, que advierte de que es el sector privado quien destruyó empleo en el primer trimestre del año en línea con la tendencia que ya se había detectado a finales de 2018. El público sí crea empleo.

Las empresas están empezando a destruir puestos de trabajo por dos razones: el consumo interno se ha estancado y el turismo está cayendo. Por lo que respecta a la demanda, la evolución de los indicadores no dejan lugar a dudas: baja el consumo eléctrico; las ventas del comercio al por menor, las transacciones inmobiliarias y las matriculaciones. «Se ha agotado la demanda que había quedado embalsada durante los años de la crisis», se apunta desde la patronal.

La construcción, como ya venían advirtiendo los empresarios, está llamado a ser el sector que coja el testigo al turismo en la economía. Sin embargo, para ello necesita que se tomen decisiones. En este sentido, la CEOE aboga por cambios regulatorios que permitan edificar vivienda para cubrir la demanda y un mayor impulso a la inversión pública, lo que tendrá un efecto multiplicador en toda la economía.