Volver al balón, olvidar lo demás

27/03/2019

Pepe Mel no quiere distracciones innecesarias con las quejas por los arbitrajes y hoy, en la vuelta al trabajo de la UD, incidirá en la importancia de centrarse en jugar y ganar por encima de buscar coartadas

En la UD preocupa que el foco se centre en las críticas a los árbitros cuando la prioridad es ganar partidos. Toda la polémica levantada tras el partido del pasado domingo en Granada, con Cala, capitán del equipo, Toni Otero, secretario técnico, y hasta el delegado Rubén Fontes clamando contra el gremio de colegiados a cuenta de la última actuación de Moreno Aragón todavía persiste y, con el encuentro del Elche ya en el horizonte, son muchas las voces en el club que recetan volver al balón y a la competición, considerando que no hay nada que ganar con estas críticas y que el calendario no espera a nadie.

«Todo lo que no sea ganar, sobra», insiste Pepe Mel a propósito de la misión casi imposible que le queda por delante. Y aunque el entrenador también está irritado con lo que le ha tocado vivir en estas tres jornadas al frente de Las Palmas (gol en fuera de juego del Mallorca y penalti no pitado al Granada), él es el primero que conoce de qué va esto y la importancia que tiene no malgastar fuerzas en lamentaciones.

Por eso, desde hoy, con la vuelta al trabajo tras el descanso de ayer, Mel incidirá en que hay que olvidarse de actitudes lacrimógenas, por mucha razón que asista en las reclamaciones, y meterse en la faena, esto es, en sumar puntos por encima de cualquier otro condicionante.

Entiende que mantener esta tensión supone un gasto de energía que ahora no conviene y menos cuando la urgencia de resultados obliga a sacar las jornadas adelante por encima del bien y del mal. Esto es, potenciar lo que se tiene para evitar más riesgos innecesarios.

Nadie duda de que la UD posee suficientes argumentos como para imponerse a factores ajenos a su control y, con las diferencias ya establecidas en la clasificación, ahora sería la perdición definitiva abandonarse a las coartadas. Mel quiere recuperar el ánimo y el propósito de sus hombres y les hará ver que un triunfo frente al Elche podría reabrir muchas de las vías que ahora parecen cerradas.

La consigna, por tanto, pasa por volver al fútbol y aparcar debates estériles en el reto de remontar posiciones. Porque, aunque tampoco se diga en voz alta, la mala situación de la UD tampoco se explica en su totalidad por errores en la toma de decisiones por parte de los árbitros. Eso lo saben todos.