El cabreo con los árbitros se institucionaliza en la UD

26/03/2019

Las críticas y el enfado de Toni Otero, secretario técnico, encienden la polémica. Las Palmas se siente perjudicada y mermada en la pelea por el ascenso debido a los reiterados fallos. Manolo Jiménez y Paco Herrera ya protestaron en su momento

La UD explota con las decisiones arbitrales. Los fallos, que se han ido acumulando con el paso de los partidos, han mermado las opciones de Las Palmas en su pelea por el ascenso. El pasado domingo, sin ir más lejos, los grancanarios se vieron perjudicados, para variar, por el colegiado que, por si creen en las casualidades, era natural de Granada. No vio una mano de Azeez en boca de gol cuando ya el esférico se colaba en la portería defendida por Rui Silva. Prefirió mirar a otro lado. Y eso hizo estallar a Toni Otero, que de camino al túnel de vestuarios, no podía esconder su rostro caliente. El enfado, que hizo público en la zona mixta en la emisora oficial del club, puso los puntos sobre las íes.

El secretario técnico es el primero, de los de arriba, que se queja abiertamente de las decisiones arbitrales. «Ha sido un robo, otro más», decía al ir hacia la caseta. Y así lo piensa porque no es la primera vez en lo que va de curso que Las Palmas recibe un trato bajo sospecha. Se acumulan los fallos y, por desgracia, siempre caen en contra del conjunto isleño.

Contra el Tenerife fue la mano invisible de David García. Penalti, expulsión y dos puntos que se esfumaron por ver algo que nunca sucedió. Luego se pidió perdón, pero los errores no cesan. Lo mismo pasó en Mallorca, donde se invalidó un gol completamente legal a Rubén Castro. Ese tanto era la victoria, pues ya se acababa el encuentro, pero terminó siendo mal anulado y la UD no sumó dos puntos más que merecía con el reglamento en la mano. Ante los baleares, como pasase en la primera vuelta, se volvieron a ver mermados los de amarillo. El primer tanto, que suponía el 1-1 en el marcador, jamás debió anotarse. El fuera de juego fue clamoroso. Es difícil pensar que no lo vio el asistente. Luego se perdió el choque. En Almería tampoco vieron un órsay que sí vieron hasta los mosquitos que rondaban por las gradas. Los fallos, que no son pocos, siempre contra los de Gran Canaria.

Cala, voz autorizada del vestuario y líder indiscutible de la Unión Deportiva, contabilizó en Los Cármenes que los puntos perdidos por errores arbitrales son 15. Casi nada. Y esto, sin ánimo de justificar una temporada en la que todos esperaban muchísimo más de Las Palmas, por presupuesto y por plantilla, pesa como una mochila de piedras en la espalda.

Otra cosa que asombra y tampoco se entiende dentro de la plantilla es la facilidad con la que se le muestran las tarjetas a los de amarillo. A los rivales, pese a que también reparten, se las sacan con menos frecuencia.

De momento no se ha producido ninguna queja formal por parte de la Unión Deportiva, pero Otero ha abierto la veda en defensa de los intereses isleños. Tanto Manolo Jiménez como Paco Herrera ya cuestionaron en su día ciertas decisiones del colectivo arbitral. Ambos tuvieron que vivir en sus propias carnes cómo se les perjudicaba. Miguel Ángel Ramírez, máximo mandatario, por lo pronto, no ha dicho nada abiertamente, pero tampoco entiende ese doble rasero que perjudica gravemente a su equipo.

Fontes explota. El delegado de la UD, Rubén Fontes, en un mensaje publicado en Instagram, dejó claro su enfado tras el enésimo fallo. «Nos vencen los errores de los árbitros», cuestionó. Y ojo, que es persona autorizada para hablar y protestar, pues durante más de una década ejerció como tal. «Hay errores que no son de interpretación, sino de conocimiento del reglamento y eso me hace preguntarme qué hacen Rubiales y la Federación para ayudar a corregir esto», enjuició. Además, el delegado considera esencial que pronto aparezca el uso del VAR en la categoría de plata del fútbol español por el propio beneficio de la competición. «Hay muchas ilusiones y sentimientos en juego», aseveró Fontes. «Entre todos debemos recapacitar y buscar fórmulas para mejorar», concluyó el grancanario, a quien respaldó Maikel Mesa con aplausos.

y toca levantarse. Sin tiempo apenas para lamentaciones, a la Unión Deportiva no le queda otra que pensar ya en el Elche y en conseguir los tres puntos. Si la escuadra grancanaria no quiere renunciar aún al ascenso, aunque cada vez se encuentra más lejos, tiene que vencer al combinado ilicitano y asaltar la semana que viene el campo de un Oviedo que está en la misma pelea que los isleños. Con todo, Las Palmas se ejercitó ayer en El Hornillo y hoy tendrá jornada de descanso, pero mañana Pepe Mel comenzará a preparar una nueva batalla.

  • 1

    ¿Cree que la UD Las Palmas volverá a ganar tras el regreso de Pedri?

    Si
    No
    Ns / Nc
    Votar Ver Resultados