Entrevista a Dani Castellano

«No ascender sería un fracaso para la UD»

22/02/2019

Indiscutible en el lateral izquierdo desde la vuelta de Paco Herrera a los banquillos, el defensa grancanario habla sin tapujos del curso que está haciendo la UD, todavía muy lejos de las expectativas marcadas el verano pasado. Asimismo, realza la importancia de vencer de una vez por todas fuera de casa para meterse en la pelea por la promoción. El gemelo no huye de la autocrítica y tampoco baja el listón.

- ¿Cómo se encuentra el equipo tras volver a ganar después de tanto tiempo sin conseguirlo?

- Con esta victoria podemos creer que sí se puede. Al final, los resultados llegan con el buen trabajo y así es como salen las cosas. Hacía un mes que no lo lográbamos. Desde el 4-1 contra el Osasuna, que fue muy rentable porque prácticamente anotamos las ocasiones que tuvimos, nos estaba costando bastante, pero tampoco habíamos perdido. Y eso significa que el equipo está siendo fuerte.

- De todas formas, ha sido una temporada un tanto rara. ¿Diría que lo mejor está todavía por venir?

- Por supuesto. El equipo está comenzando a creer y a confiar en sí mismo. En los últimos partidos estamos viendo algo diferente, un cuadro muy compacto y fuerte. Lo único que nos está faltando es anotar las ocasiones clarísimas que estamos teniendo. Cuando entren todo será mucho más fácil. Además, con la victoria ante Sporting todo se ve ya de otra manera.

- ¿Se llegó a arrastrar toda la tristeza que produjo la temporada pasada pese al cambio radical de la plantilla?

- No creo que sea eso. Al final se cambiaron prácticamente todos los jugadores. Renovamos toda la plantilla. Comenzamos bien, con Manolo Jiménez, hasta que ganamos contra el Málaga. Luego nos dejamos llevar por la euforia y perdimos en Gijón. Pero bueno, el equipo ha conseguido recomponerse, mirar hacia adelante y, pese a que ha habido momentos en los que los errores arbitrales nos han perjudicado, estamos mejorando cada día. De hecho, en este 2019 todavía no hemos perdido.

- Destitución de Manolo Jiménez, vuelta de Paco Herrera, nuevos métodos de trabajo, sistema de juego... demasiados giros otra vez. ¿Cómo se llevan tantos cambios de ideas?

- Para mí ha sido todo un poco locura, desde la temporada pasada, donde tuvimos cuatro entrenadores, cada uno con su idea. Esta campaña llega Manolo Jiménez con el proyecto de ascender a Primera División y luego se vuelve a cambiar de técnico. Ya yo conocía a Paco Herrera y sabía cuál era su método de trabajo, pero todo ha sido un caos. Cada uno tiene su metodología de entrenamiento, su táctica de cómo quieren jugar y nosotros nos tenemos que adaptar a todo, pero es complicado. El propio Paco nos lo decía al principio, que le llevaría algo de tiempo compactar las piezas, pero creo que ya lo está logrando.

- Números en mano, Paco Herrera todavía no ha justificado su vuelta, pero las sensaciones, al menos, sí mejoraron ante el Sporting.

- Por supuesto, hacía un mes que no conseguíamos una victoria pero el equipo se está mostrando fuerte. Todo va a pasar por la defensa. Cuando no encajamos goles, con los jugadores de calidad que tenemos, podemos decantar el partido para conseguir los tres puntos. Así es como estamos creciendo, a base de hacernos fuertes y de no encajar tanto. Arriba nos sobra la pólvora.

«No ascender sería un fracaso para la UD»

- Con el ascenso bastante más lejos de lo esperado antes de arrancar la liga, todavía quedan todos los deberes por hacer.

- Nosotros creemos. Confiamos en el trabajo que estamos haciendo y nuestro objetivo es ascender. Como dices, nos queda mucho, pero nuestra ambición e ilusión siguen intactas. Hemos empezado bastante bien este año, en casa estamos siendo muy fiables, no sabemos lo que es la derrota en la isla, y estamos deseando vencer de una vez por todas fuera de casa. Ojalá sea ante el Alcorcón para escalar en la clasificación.

- Con ese regreso a Primera División entre ceja y ceja, imprescindible vencer de una vez en Santo Domingo ante el Alcorcón.

- Necesitamos sumar los tres puntos ya lejos de la isla para acercarnos a los puestos de arriba y mirar solamente hacia la zona de playoffs. Lo que queremos es ganar para engancharnos cuanto antes. Luego ya veremos cuántas posibilidades tenemos de ascenso directo.

- Sin ir más lejos, esta semana su compañero David Timor en rueda de prensa dijo que no entendía cómo un equipo como la UD podía llevar solo un triunfo a domicilio. ¿Secunda sus palabras?

- David opina eso y es cierto, pero yo estoy acostumbrado. En los años que llevo aquí, siempre nos cuesta un mundo ganar fuera de casa. Se nos hace muy difícil, no sé si será por los viajes o por el avión, pero uno va con la mentalidad de coger los tres puntos y luego se nos complica un poco todo. Debemos mantener la cabeza fría, con la dinámica positiva que llevamos, e ir a Alcorcón a lograr ya los tres puntos.

- ¿Falta dar un pasito hacia adelante en tierras peninsulares? Un gol puede cambiarlo todo.

- Está claro que si enchufamos ocasiones clarísimas en los primeros minutos de partido, se llevaría mucho mejor. Los delanteros son los que las tienen que meter y nosotros estamos para apoyarles. Somos un gran equipo y todos nos esforzamos dando el máximo para que salga todo bien, aunque a veces no sea así.

- Habla de mirar hacia arriba y cambiar la dinámica lejos del Gran Canaria. Quedan campos muy duros como el del Deportivo, Granada, Osasuna... ¿los prefiere?

- A estas alturas cualquier rival es difícil. Todos se están jugando algo. La segunda vuelta es mucho más complicada por ese sentido. Yo prefiero jugar esos partidos en casa, con nuestra afición. Los tuvimos en la primera vuelta y no pudimos sacar los resultados positivos que queríamos. Ahora nos toca salir y quizás nos sintamos un poco más cómodos, porque ellos son los que, como locales, deberían sentir la presión y proponer más cosas. A la contra, que nos está yendo bien, podríamos hacer mucho daño.

- La llegada de Paco Herrera al banquillo supuso oxígeno para usted, que ha vuelto a convertirse en el lateral izquierdo titular del equipo.

- Es verdad que desde que llegó ha confiado en mí. Estoy muy agradecido. Estoy entrenando muy fuerte para que siga apostando por mí. Puede contar conmigo para lo que sea. Si me quiere poner, bien, y si no, pues ayudaré. Soy el mismo cuando juego que cuando no juego, busco lo mejor para el grupo.

- El técnico prácticamente ni cuenta con un jugador como De la Bella, con toda la experiencia que atesora su compañero. ¿Le supone mayor motivación y confianza?

- Realmente me parece curioso que Alberto no juegue. Es un excelente profesional. Trabaja muy bien y lo hace todo espectacular. Se me hace hasta difícil verlo fuera de las convocatorias porque no lo entiendo. Pero el míster ya ha dicho que le cuesta elegir entre 24 jugadores. Verlo fuera me sabe muy mal porque encima nos llevamos muy bien y comentamos muchas jugadas juntos. Nos ayudamos siempre. Es un gran profesional y está para jugar.

- La afición todavía está esperando ver al Dani Castellano que enamoró a todos en la etapa de Quique Setién. ¿Volverá algún día?

- A mí también me cuesta ponerme en esa tesitura (ríe). Me gustaría jugar como lo hacíamos con Setién porque, al arriesgar tanto en la salida de balón, podía soltarme más. Ahora realmente estoy siendo más defensa. Más práctico. Jugar a la espalda del rival y no ser tan atrevido con la pelota porque es lo que toca. Me gustaba la idea de Setién, de salir desde atrás regateando, a veces me salía, pero ahora es más complicado. Los entrenadores no te piden lo mismo.

- Los que le conocen bien dicen que el hecho de haber sido padre le ha cambiado la vida.

- ¡Buah! Totalmente. Es lo que más me ha cambiado. Soy un afortunado. Ahora lo veo todo de otra manera. Las cosas más importantes las tengo en casa. Sobre todo la salud de los míos. Cuando tengo un mal día, entrenando o en los partidos, llego a casa y me dan la vida.

- ¿Cuáles diría que los tres mejores momentos que ha vivido hasta el día de hoy?

- Te diría que el ascenso, mi debut en Primera División y, cómo no, el nacimiento de los niños.

- ¿Quedan partidos para alcanzar el ascenso o la plantilla lo ve complicado?

- Para nada. Hemos hablado muchísimo de este tema. Está claro que el equipo está hecho para ascender y que, con los malos resultados, se nos ha complicado un poco. Pero nosotros seguimos confiando al máximo. Somos conscientes de que queda mucho y de que seguiremos en esta línea ascendente. Que no pare. Que sigamos escalando posiciones y tengamos tiempo de alcanzar la promoción.

- Como dice, con una plantilla hecha para volver a la categoría de oro del fútbol español, ¿sería un fracaso no lograr el objetivo?

- De entrada te diría que me parecería un fracaso no meternos ni en el playoff. Ahora mismo estamos fuera y sería un fracaso no jugar ni siquiera la promoción de ascenso. Esta plantilla se hizo para ascender de manera directa. Lo demostramos en las primeras jornadas, siendo favoritos junto con el Málaga para ascender. Ahora ha cambiado la situación y nos toca asumir que no hemos hecho las cosas bien. Para mí sí que sería un fracaso de todos no ascender a Primera con este presupuesto y esta plantilla.

- Usted ya sabe lo que es conseguirlo, es una voz autorizada para hablar con sinceridad. ¿Qué le diría a esos aficionados que, tras el curso pasado, han perdido la confianza en el equipo?

- La temporada del ascenso con Herrera, que llevábamos tantos años sin pisar la Primera División, lo conseguimos, y espero que sigan confiando en nosotros. Somos una plantilla que lo va a dar todo por el club, por la afición y por nosotros mismos, que somos los primeros que queremos estar ahí arriba. Esto es una carrera de fondo. El que llegue al final en mejor posición va a conseguir el ascenso. Deivid, con el Valladolid, lo logró gracias a un subidón en sus últimas 10 jornadas. No hubo quien los parase. Podemos hacerlo.