Jornada 14

El Real Madrid sufre para mantenerle el pulso al Atlético

El equipo de Zidane enlaza su cuarta victoria consecutiva en Liga batiendo a un Eibar que llevó al límite a los blancos

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Sabiendo sufrir frente a un Eibar que le exigió al límite, el Real Madrid sumó su cuarta victoria consecutiva en Liga y mantiene el pulso al Atlético en la cima de la tabla. Los blancos, que se pusieron franco el encuentro de inicio con un tanto de Benzema y otro de Modric en el primer cuarto de hora, tuvieron que enfundarse el mono de trabajo para hacer frente a la reacción del equipo de José Luis Mendilibar, que acortó distancias con un golazo de Kike desde fuera del área y comprometió hasta el último momento el triunfo visitante.

Acometió con insistencia el Eibar, siempre bravo por más que la ausencia de público esté lastrando sus resultados en Ipurua, pero acabó cediendo su cuarta derrota como local en lo que va de curso, frenado su tremendo empuje por una acción defensiva providencial de Sergio Ramos en los estertores del choque cuando Bigas acariciaba el mano a mano con Courtois y sentenciado de inmediato por otra contra letal en el descuento que, como sucediera frente al Athletic el martes, permitió al Madrid anudar un duelo formidable.

Con Casemiro de vuelta al eje de la medular y Rodrygo cubriendo la baja por gastroenteritis de Vinicius en el costado izquierdo del ataque como únicas variantes respecto al once que dispuso frente al Athletic, Zidane demostró que el cribado entre titulares y suplentes es cada vez más nítido en el vestuario blanco. En el pasado aprovechaba este tipo de citas para sacudir la baraja, pero de un tiempo a esta parte solo envida con naipes muy escogidos. Razones hay para ello.

1 Eibar

Dmitrovic, Pozo, Bigas, Arbilla, Kevin, Inui (Pedro León, min. 71), Edu Expósito, Diop (Unai, min. 82), Bryan Gil, Kike (Sergio Álvarez, min. 82) y Muto.

3 Real Madrid

Courtois, Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Mendy, Casemiro, Modric (Valverde, min. 72), Kroos, Lucas Vázquez, Benzema y Rodrygo (Asensio, min. 72).

  • Goles: 0-1: min. 6, Benzema. 0-2: min. 13, Modric. 1-2: min. 28, Kike. 1-3: min. 92, Lucas Vázquez.

  • Árbitro: Munuera Montero (Comité Andaluz). Amonestó a Arbilla.

  • Incidencias: Partido de la decimocuarta jornada de Liga, disputado en Ipurua a puerta cerrada.

El marsellés vaticinó un partido complicado, aunque lo cierto es que el panorama se le aclaró pronto a sus pupilos. Abrió Modric para Rodrygo, que trazó la diagonal y filtró la bola para que Benzema, tras domar el envío con borceguí de seda, batiese a Dmitrovic con un remate picado. Apenas se llevaban seis minutos y el Real Madrid comenzaba a inclinar la balanza de la mano de su Caravaggio particular.

El Eibar vive cada encuentro a toda pastilla, lo que no permite un segundo de respiro al rival pero abre también los espacios. Un guión muy del gusto del Real Madrid, casi siempre feliz en el cuerpo a cuerpo. La velocidad en la circulación de la pelota de los blancos ha crecido notablemente, con Modric y Kroos muy finos en la creación y Benzema omnipresente en todo el frente de ataque. Sufrieron por ello mucho en el primer tramo los armeros, que casi siempre llegaban un segundo tarde a la presión.

Los visitantes entraron de forma torrencial al césped y en menos de un cuarto de hora se habían puesto de cara el partido. Atribuyó Mendilibar a Benzema la condición de mejor delantero del mundo porque además de golear, defiende y crea. El lionés se empeñó en refrendar el dictamen del técnico de Zaldibar. Ejecutor en el primero, fabricó el segundo tanto quebrando a Kevin en una baldosa y cediendo atrás para que Modric mandase el esférico a la jaula. El '9' está a tres entregas de cazar las 116 asistencias que repartieron Raúl y Cristiano Ronaldo como madridistas. Otro registro descomunal a tiro de piedra para una leyenda viviente. Quiso devolverle el favor el '10' al delantero con un centro al segundo palo, pero el remate se le fue demasiado cruzado cuando Dmitrovic ya daba por descontado el tercero de la noche.

De poder a poder

Parecía cuestión de tiempo que llegase esa diana, visto el notable despliegue del equipo de Zidane. Pero fue el Eibar el que acortó distancias. Falló Lucas Vázquez en la salida de balón y el esférico acabó en la bota de Kike, que apuntó desde el vértice del área al palo largo y lo puso en la escuadra.

Tres goles en menos de media hora daban cuenta de un choque vibrante y vistoso. Porque lejos de arredrarse por la excelente puesta en escena del Real Madrid, el Eibar respondió con bravura e incomodó a los blancos con su juego directo. Los pupilos de Zidane tenían sin embargo piernas para asumir el ida y vuelta. Benzema pintó otra obra de arte tras un envío magistral de Kroos, pero el fuera de juego ajustado del francés arruinó la muestra. A Lucas Vázquez le faltaron unos centímetros para embocar un centro de Mendy endiablado y de nuevo el gallego rozó el premio con un toque a servicio de Benzema que Bigas sacó como pudo con Dmitrovic ya superado. Más que suficiente para ganarse unos minutos de tregua.

El paso por vestuarios alteró poco el ánimo de los contendientes. Rodrygo pudo matar a pase de Mendy, muy profundo en Ipurua, pero su forzado golpeo lo desvió un defensa armero. Probó a continuación Diop desde fuera del área, mas Courtois repelió de puños. La aguerrida presión del Eibar cegaba líneas de pase al Madrid, que tenía oportunidad de hacer daño a la contra.

Las sensaciones favorecían a los locales, más frescos. Pudo empatar de hecho Muto con un testarazo a bocajarro tras centro de Kike que se escapó por poco. Pero la calidad del Madrid podía marcar la diferencia en cualquier momento. A punto estuvo de hacerlo Kroos con un pase magistral a Rodrygo, cuyo disparo se estrelló contra la pierna de Dmitrovic. El teutón volvió a dar un recital en Ipurua. También Modric, mientras le duró la gasolina.

Pero fue con el depósito ya gastado cuando se cerró el choque. Se creció entonces Sergio Ramos, protagonista previo de una acción en la que el Eibar reclamó penalti tras golpear la bola en el codo del camero, para detener la cabalgada de Bigas. Y apareció de nuevo Benzema, que dejó solo a Lucas Vázquez para que ejecutase a Dmitrovic y abrochase tres puntos fundamentales en un partido monumental.