Benzema celebrando su gol en el Carranza / EFE

Jornada 31

Benzema impulsa a un Real Madrid con mucho oficio

Doblete y asistencia del delantero francés en la victoria frente al Cádiz, que sitúa a los blancos como líderes provisionales del campeonato

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Castigado de forma inclemente por las lesiones, el coronavirus y un calendario abrasivo, el Real Madrid encontró por fin algo de respiro en el Ramón de Carranza. Tres goles en diez minutos eléctricos dieron al equipo de Zinedine Zidane un triunfo imprescindible para seguir peleando por la Liga. Sin Modric ni Kroos, pero con un Benzema otra vez soberbio, los blancos sentenciaron al Cádiz en la primera parte, demostraron que el estruendo desatado por el fallido proyecto de la Superliga no ha hecho mella en el compromiso del grupo con los objetivos de siempre e incluso tuvieron tiempo de administrar esfuerzos para la vorágine que se avecina, con las semifinales de la Champions tocando a la puerta y siete jornadas para el término del campeonato doméstico en las que no pueden permitirse más fallos a fin de mantenerle el pulso por el título a Atlético y Barça.

Sin un brillo excesivo, más allá del casi siempre deslumbrante Benzema, pero con mucho oficio y seriedad, el Real Madrid logró una victoria cuyos cimientos estableció Zidane con el once. El marsellés, al que no le quedó más remedio que armar un bloque desnaturalizado tres días atrás en Getafe por las múltiples bajas en defensa que tenía, mandó esta vez a Asensio e Isco al banquillo, recuperó el sistema de tres centrales y dos carrileros y blindó la medular juntando a Casemiro con Antonio Blanco, mediocentro cordobés del Castilla que ofreció trazos del alentador futuro que se le presagia jugando con el aplomo de un veterano. A la punta de lanza, con Rodrygo y Vinicius completando el tridente, regresó Benzema, al que el descanso en el Coliseum, donde solo disputó media hora, le sentó fenomenal.

Había adelantado Álvaro Cervera que el plan del cuadro local pasaba por resistir con las líneas prietas y esperar un robo o un fallo que le permitiera lanzarse al contragolpe aprovechando la potencia de Negredo y la velocidad de Sobrino. Una fórmula que le dio éxito en Valdebebas y que también ofreció réditos en el doble enfrentamiento con el Barça. Sin embargo, el Cádiz no rehuyó la esgrima contra el vigente campeón de Liga de entrada y tuvo un par de buenas aproximaciones finalizadas por Jonsson y Sobrino antes de que el pulso se decantase en el último cuarto de hora de la primera parte.

0 Cádiz

Ledesma, Iza (Cala, min. 46), Fali, Mauro, Espino (Alejo, min. 65), José Mari (Akapo, min. 46), Jonsson, Salvi (Choco Lozano, min. 46), Sobrino, Jairo y Negredo (Saponjic, min. 46)

3 Real Madrid

Courtois, Odriozola (Isco, min. 61), Nacho, Varane (Carvajal, min. 61), Militao, Marcelo (Miguel Gutiérrez, min. 74), Casemiro, Antonio Blanco, Rodrygo, Benzema (Mariano, min. 74) y Vinicius (Asensio, min. 61)

  • goles: 0-1. min. 29, Benzema, de penalti. 0-2: min. 33, Odriozola. 0-3: min. 40, Benzema

  • ÁRBITRO: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Salvi, Varane, Iza, José Mari, Jonsson, Nacho, Marcelo y Akapo

  • INCIDENCIAS: Partido de la 31ª jornada de Liga, disputado en el Ramón de Carranza a puerta cerrada

Curiosamente, esta vez encontró el Real Madrid antes el gol que el juego. El bando visitante, sin biela en la divisoria por las ausencias de Modric y Kroos, apenas había amenazado con un golpeo lejano de Blanco que no tuvo mayor historia cuando un pisotón de Iza a Vinicius le puso cuesta abajo el choque. Mateu Lahoz se lo saltó en directo, pero De Burgos Bengoetxea lo cazó desde el VAR. Veintiséis jornadas después, al conjunto de Chamartín le señalaban un penalti a favor, lo que ya es noticia. No lo desaprovechó Benzema, que con un disparo duro y esquinado atrapó a Raúl como el futbolista que ha marcado a más rivales distintos en Primera con la casaca blanca (35). Solo era el principio del festival del '9'.

Odriozola se desquita

Porque el tanto espoleó al Real Madrid, que en un santiamén dobló la renta. Robó Nacho muy arriba, conectó con Benzema y el lionés envió al segundo palo, donde Odriozola, sin oposición, lo mandó a la red de cabeza. Diana redentora para el donostiarra, al que la sangría de lesiones ha sacado del ostracismo en otro curso gris del ex de la Real Sociedad. El '9' se arrogó los galones de mariscal y despedazó a la defensa del Cádiz en diez minutos formidables. Goleador y asistente ya, puso un caramelo a Casemiro que el mediocentro no pudo aprovechar y luego el brasileño le devolvió el favor enviando un balón templado a la testa del ariete, que sentenció el duelo rematando con maestría.

El desplome del Cádiz fue tal que Álvaro Cervera aplicó un cuádruple cambio nada más volver de vestuarios. No era cuestión de rendirse sin discutir. Algo más se demoró Zidane que, pensando ya en Betis y Chelsea, aligeró la carga de trabajo de Varane, Vinicius y un renqueante Odriozola para que Carvajal, de vuelta al césped dos meses después, cogiese rodaje durante la última media hora, mientras Asensio tonificaba los músculos e Isco celebraba su 29 cumpleaños sobre el verde. Luego entrarían también Mariano y otro 'mirlo', Miguel Gutiérrez, para dar descanso a Benzema y Marcelo. Conscientes eran ambos técnicos de que el litigio estaba ya resuelto y poca más historia ofreció un partido que permitió al Real Madrid dormir como líder provisional, a la espera de lo que hagan hoy Atlético y Barça.