J¨urgen Klopp, durante la rueda de prensa con motivo del Media Day del Liverpool. / Foto: Jason Cairnduff (Reuters) | Vídeo: Atlas

Final

Klopp se aleja del espíritu revanchista de Salah

«Es un partido al más alto nivel y si ganamos habremos escrito una gran historia, pero no pienso en 2018 porque eso ya pasó», señala el preparador del Liverpool antes de otra final de la Champions con el Real Madrid

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Jürgen Klopp tiene respeto máximo por el asombroso camino que ha seguido el Real Madrid para alcanzar la final de la Champions, pero se muestra convencido de la capacidad del Liverpool para contrarrestar las virtudes del trece veces rey de Europa y conquistar el sábado en el Stade de France la que sería la séptima 'orejona' del club británico. «Si analizamos los últimos diez minutos de cada partido, claro, son imbatibles. Si el Real Madrid que jugó ante el City desde el minuto 88 fuera nuestro rival, entonces sería casi imposible. Pero por suerte hay otros 88 minutos», señaló el preparador germano en la rueda de prensa organizada con motivo de la jornada de puertas abiertas a los medios en Anfield, un día después de que el Real Madrid hiciera lo propio en Valdebebas.

'The Normal One', que se quitó una losa de encima impulsando hace tres años al Liverpool hasta la cima del continente en el Metropolitano, destacó los múltiples registros que maneja el Real Madrid y su incomparable conocimiento de este tipo de citas. «Es un equipo que en todas las situaciones sabe cómo comportarse. Siempre tienen confianza, vaya como vaya el partido. Luego tiene velocidad por bandas, la flexibilidad de Benzema... Es un equipo capaz de hacer cualquier cosa, no solo marcar cinco goles en diez minutos. No están aquí por magia», apuntó el técnico, que apeló a que sus futbolistas no den resuello a los blancos para minimizar su potencial. «No debemos dejarles darse cuenta de lo buenos que son», aseveró.

Sobre la cita reposa el recuerdo de lo sucedido cuatro años atrás en Kiev, donde el Real Madrid se llevó el gato al agua tras un partido que abrió profundas heridas en la entidad de Merseyside. Aquellas cicatrices continúan presentes, sobre todo en el caso de Mohamed Salah, que sigue con ánimos de revancha. El egipcio aprovechó su intervención ante la prensa para pedir sangre de nuevo. «Estoy muy motivado. Después de lo que pasó en 2018 y el pasado domingo, todo el mundo está motivado», dijo el egipcio, que aludió también a la decepción que supuso para el Liverpool perder el título de la Premier League a manos del Manchester City en la última jornada.

Una actitud que contrasta con la de su técnico, precavido ante la posibilidad de que un exceso de ardor penalice a su equipo. «No creo en venganzas. No sé si una venganza es una buena idea. Lo entiendo, pero no me gusta. Es un partido al más alto nivel y si ganamos habremos escrito una gran historia, pero no pienso en 2018 porque eso ya pasó», atajó Klopp.

Elogios a Ancelotti

El teutón derrochó elogios hacia la figura de Carlo Ancelotti, con el que se ha visto las caras diez veces, con un balance muy equilibrado, aunque ligeramente favorable al italiano. «Es uno de los mejores entrenadores del mundo, una de las mejores personas que puedes conocer en la vida. Gran compañero, buen tío... Mi respeto hacia él no puede ser mayor. Donde va gana siempre», señaló sobre el de Reggiolo.

El ex del Borussia Dortmund se mostró optimista con Thiago Alcántara, la principal incógnita del Liverpool a tres días de la final de la Champions, después de que el internacional español tuviese que retirarse lesionado en el cierre de la Premier. «Para la mala pinta que tenía, está bien», dijo sobre el mediocentro, que será duda hasta última hora.

La presencia del centrocampista hispano-brasileño daría un empujón al Liverpool, que busca clausurar por todo lo alto una campaña excepcional en la que ha ganado la Carabao Cup y la FA Cup, pugnó hasta última hora por la Premier y roza de nuevo la gloria en la competición estrella del continente. «La temporada es fantástica aunque no ganemos la Champions», reivindicó Klopp en un intento de quitar presión a sus pupilos. «Es muy especial jugar esta final, la tercera en cinco años. El Madrid ha llegado a cinco en ochos años. Así que ellos están acostumbrados y va a ser un gran partido. Son dos equipos muy fuertes históricamente en esta competición. Sé lo difícil que va a ser y eso lo hace más especial», completó.