Carlo Ancelotti, en rueda de prensa. / Foto: Peter Powell (Efe) | Vídeo: Atlas

Final

El Real Madrid pasa de Mbappé y se focaliza en el Liverpool

Ancelotti elude valorar el portazo del astro francés, mientras el vestuario se conjura para evitar que el desenlace del culebrón repercuta en la preparación de la final de la Champions

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Carlo Ancelotti transmite tranquilidad, optimismo y buen humor a pocos días de que el Real Madrid lance su asalto a la 'decimocuarta' frente al Liverpool en el Stade de France. Ni siquiera el portazo de Kylian Mbappé al club de Chamartín parece haber alterado la hoja de ruta del experimentado técnico, que pasó de puntillas sobre el tema estrella de la última semana en la rueda de prensa celebrada en la Ciudad Deportiva de Valdebebas con motivo del Media Day del Real Madrid. «Nunca hemos hablado de jugadores de otros clubes. Respetamos todas las decisiones, pero nosotros tenemos que hacer nuestro trabajo. Es simple en lo que tenemos que pensar, que es preparar bien la final», argumentó.

El preparador trazó la línea que luego seguiría el vestuario en la jornada de puertas abiertas para los medios. La plantilla del Real Madrid se ha conjurado para evitar que el desenlace del culebrón protagonizado por la estrella del PSG repercuta en la final de la Champions. El mensaje, en este sentido, es unánime: solo se piensa en el Liverpool. «Cada uno toma la decisión que quiera. Si Mbappé decidió quedarse en el PSG tenemos que respetarlo», apuntó Casemiro, que subrayó, no obstante, que el Real Madrid es «el mejor club del mundo» y deseó suerte al astro francés. «Ojalá que sea muy feliz donde esté», agregó para tratar de zanjar un asunto que ha operado como elemento de disrupción en el momento más inoportuno.

Los blancos están de nuevo a las puertas de la gloria tras una cadena de heroicas remontadas que han dejado pasmado al continente. Tanto que son muchos los que piensan que la 'orejona' sería una justa recompensa por ese asombroso ejercicio de carácter y resiliencia, como expuso el lunes el seleccionador español. Pero Ancelotti tiene claro que nada de eso servirá de mucho si se falla en el instante de la verdad. «Si merecemos ganar la Champions será por lo que hagamos en la final. Hemos merecido llegar a la final, sobre todo por el compromiso, porque nadie pensaba que el Madrid iba a llegar a la final. No digo que hayamos desplegado una calidad excepcional, pero ninguno nos ha ganado en el compromiso y la motivación. Tenemos que mantenerlo en la final», proclamó.

Ancelotti se congratuló por el hecho de que la plantilla llegue en buenas condiciones al escenario cumbre de la temporada. «El equipo está bien. Tenemos un pequeño problema con Marcelo que va a recuperar en los próximos días. Alaba está bien. La ilusión y la motivación es grande porque jugamos el partido más importante del fútbol mundial», dijo.

El italiano puso en valor los méritos de su escuadra. «Cada año la competencia en Europa va aumentando. Hay muchos equipos que tienen el objetivo de ganar la Champions. Jugar una final ya es un éxito con toda esta competencia que tenemos alrededor. El hecho de que el Real Madrid vaya a jugar su quinta final en ocho años es un éxito muy grande», manifestó.

La alegría fue la nota predominante en el entrenamiento que completó este martes el Real Madrid. / Gabriel Bouys (Afp)

Explicó que la experiencia acumulada por su tropa facilita la preparación de una cita de semejante enjundia. «Muchos van a jugar su quinta final. Para mí en estos ocho años es la segunda final. Ahora les voy a pedir que me expliquen cómo preparar la final», bromeó. «No tengo que explicarles nada a estos jugadores. La previa será con tranquilidad e ilusión. Habrá un poco de preocupación, pero este equipo está más preparado que otros para jugar este tipo de partidos», aseveró.

La unión como clave del éxito

Repasó el camino del trece veces rey de Europa hasta París y aseguró que en ningún momento lo vio eliminado. «Fuera no me vi nunca. La más complicada de preparar fue el partido contra el Chelsea, porque contra ellos fue importante el aspecto mental. Teníamos ventaja en la ida y todo el mundo entendía que no teníamos que pensar esto, pero inevitablemente lo piensas, que tienes ventaja. Prepararlo fue complicado y el partido fue complicado. Los otros dos fue la misma idea: ganar porque había desventaja», acotó.

Considera Ancelotti que la unión y el buen ambiente que se respira dentro del vestuario es la principal clave de todo lo vivido. «Cuando los jugadores vienen aquí son felices. Esto significa trabajar en un buen ambiente. Cuando trabajas en una buena dinámica eres capaz de lograr lo máximo», desgranó el preparador, que estableció diferencias con la final que afrontó hace ocho años en Lisboa. «Era una previa con más presión que esta. Hacía mucho que el Real Madrid no ganaba la Champions. Era casi una obsesión. El madridismo ahora está motivado, pero con menos obsesión. Esto nos puede dar ventaja», indicó.

Mostró su respeto por el Liverpool, uno de los mejores equipos del mundo en el aspecto físico, a lo que los pupilos de Jürgen Klopp suman «gran calidad individual y organización», por lo que vaticinó una final «entretenida, igualada y competida». En el histórico de enfrentamientos con los 'reds' sobresalen los decisivos litigios librados en París en 1981, con el 'Madrid de los García' como víctima del gol de Alan Kennedy, y en 2018 en Kiev, donde los blancos sellaron la la 'decimotercera'. Por esa razón, Ancelotti cree que ambos contendientes acuden con similares ánimos de revancha. «Puede ser una venganza para ellos por 2018 y puede ser una venganza para el Real Madrid por París», apostilló.