Rodrigo Parrado

Final

La generación dorada del Real Madrid muestra el camino a los primerizos

Marcelo, Carvajal, Nacho, Casemiro, Kroos, Modric, Isco, Bale y Benzema aspiran a su quinta Champions, que sería la primera para Vinicius, Rodrygo, Valverde o Militao

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El mismo curso en el que despidió a Paco Gento, el Real Madrid tiene la oportunidad de situar a nueve miembros de su actual plantilla solo un peldaño por debajo del plusmarquista de títulos en la vetusta Copa de Europa. Marcelo, Carvajal, Nacho, Casemiro, Kroos, Modric, Isco, Bale y Benzema aspiran a levantar la que sería su quinta 'orejona'. Una recompensa que, en cambio, supondría la primera en la competición que vertebra la historia del club de Chamartín para la camada de jóvenes talentos que la entidad que preside Florentino Pérez ha ido reuniendo en los últimos tiempos con el objetivo de que tomen el testigo de una generación dorada que se resiste a decir su última palabra.

Doce años después del voleón de Zinedine Zidane que selló la novena corona de los blancos en Glasgow, el Real Madrid solo tenía ojos para la Champions. Conquistar la 'décima' se había convertido en una obsesión para una escuadra acomplejada por el Barça de Pep Guardiola y reñida con la 'maldición de octavos' hasta el advenimiento de José Mourinho. El preparador de Setúbal se estrelló tres veces contra el muro de las semifinales, antes de que Florentino Pérez pusiese fin al volcánico periplo del luso en Chamartín para abrir paso al diplomático Carlo Ancelotti.

Junto al italiano aterrizó Gareth Bale a cambio de 101 millones de euros para el Tottenham que convirtieron al Expreso de Cardiff en el fichaje más caro de la historia del Real Madrid. Aquella astronómica inversión tenía una meta: sentarse en el trono que aguardaba en Lisboa, sede designada por la UEFA para una final que tendría íntegro acento español al reunir por primera vez a Real Madrid y Atlético. El gol de Sergio Ramos en el descuento precipitó una prórroga en la que no hubo más color que el blanco.

Marcelo y Bale, goleadores en el tiempo suplementario, inauguraban así su cuenta de títulos en la competición predilecta del Real Madrid, al igual que dos canteranos como Carvajal y Nacho que cumplían el sueño de su infancia. Lo mismo sucedía con Casemiro, por entonces un actor secundario que, sin embargo, fue clave para despejar la ruta hacia la capital portuguesa con su determinante actuación en la vuelta de cuartos de final ante el Borussia Dortmund. También para Modric, Isco y Benzema, tres estrellas firmadas a golpe de talonario que tendrían un rol preponderante en el ciclo regio que nació en el Estádio Da Luz.

Solo la Juventus, triunfadora en el cruce de semifinales del curso 2014-15, aunque derrotada luego por el Barça en la final de Berlín, logró contener una hegemonía que el Real Madrid trasladó en 2016 a Milán, en 2017 a Cardiff y en 2017 a Kiev, ya con Toni Kroos, que había tocado el cielo con el Bayern en 2013, en su plantilla.

Espina clavada

El incomparable poso de experiencia acumulado por esos nueve tetracampeones de Europa que tiene Ancelotti bajo su tutela es uno de los principales avales del Real Madrid en su intento de amarrar la 'decimocuarta' en París y debe servir de guía a Vinicius, Rodrygo, Valverde o Militao, neófitos en estas lides pero convertidos ya en piezas fundamentales para el rey del continente. «Ellos han jugado muchas finales y han ganado. Nos dicen que estemos tranquilos y que sigamos haciendo lo mismo, que las cosas van a salir bien», apunta Rodrygo. Los veteranos están «con la ilusión de seguir logrando cosas. Es algo muy admirable que después de haber ganado tantas Champions quieran seguir haciéndolo», añade Valverde, que considera «un privilegio» pertenecer al Real Madrid.

Courtois, Lunin, Mendy, Camavinga, Hazard y Jovic tampoco saben lo que es ganar la Champions, algo especialmente llamativo en el caso de los dos jugadores belgas. El extremo fue emblema de la Premier League durante una década, pero siempre ha estado reñido con la competición fetiche de la que es su escuadra desde 2019. Lo mismo ocurre con el guardameta, que acarició la gloria con el Atlético en 2014 hasta que el imperial testarazo de Sergio Ramos despertó a los colchoneros del sueño, y abandonó el Chelsea dos años antes de que los 'blues' se ciñesen la segunda corona de su historia en Oporto. «Es un sueño jugar en el Real Madrid y si puedes añadir una pequeña parte a su historia ganando una final significaría mucho para mi carrera. Es el sueño de un niño de 7 u 8 años que pensaba en llegar aquí. Ojalá sea así el sábado», señala.

Tres 'orejonas' atesora, por el contrario, Lucas Vázquez, que abrió la cuenta lanzando con un aplomo asombroso el primer penalti en la tanda que decantó la final de Milán y fue partícipe también de los éxitos en Cardiff y Kiev. Dos ha levantado Asensio con el Real Madrid, las mismas que abrochó Alaba vistiendo la elástica del Bayern de Múnich. La lista de campeones en el plantel de Ancelotti la completan Vallejo y Ceballos, presentes en la foto de Kiev, así como Mariano, integrante de la plantilla que se entronizó un año antes en Cardiff.

Thiago, en la vuelta de semifinales ante el Villarreal. / Biel Aliño (Efe)

Thiago es el único 'red' que sabe lo que es ganar más de una Champions

Thiago Alcántara es el único futbolista de la actual plantilla del Liverpool que sabe lo que es ganar la Champions en más de una ocasión. El centrocampista español alzó la 'orejona' con el Barça en 2011 y repitió con el Bayern de Múnich en 2020. Jürgen Klopp conserva en sus filas a quince de los futbolistas que se entronizaron con el Liverpool en 2019, cuando los 'reds' batieron al Tottenham en la final celebrada en el Metropolitano. Se trata de Allisson, Kelleher, Alexander-Arnold, Van Dijk, Joe Gomez, Robertson, Matip, Fabinho, Milner, Keita, Henderson, Oxlade-Chamberlain, Firmino, Mané y Salah.