Hazard marca de penalti. /Reuters

Hazard marca de penalti. / Reuters

Grupo B | Jornada 4

El Real Madrid tira de raza en San Siro

El equipo de Zidane rinde el feudo del Inter con goles de Hazard y Rodrygo y da un paso de gigante en su lucha por estar en octavos de la Champions

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

El Real Madrid rindió por fin San Siro y dio un paso que podría resultar determinante en su propósito de estar en octavos de la Champions. Los blancos se impusieron a un Inter que jugó con diez durante buena parte del partido con goles de Hazard y Rodrygo, dejando al bloque transalpino casi sin opciones de superar la fase de grupos y el boleto para el trece veces rey de Europa a tiro. Una victoria frente al Shakhtar Donetsk en Ucrania le valdría al equipo de Zinedine Zidane para sellar el pasaporte que tan caro parecía cuando comenzó con paso cruzado el camino en su torneo predilecto.

Ofreciendo la versión más completa en lo que va de campaña, los visitantes olvidaron las sensibles bajas con las que viajaron a Italia y propinaron un golpe de autoridad en un feudo que siempre les había sido esquivo pero que terminó doblegándose ante el ejercicio de sacrificio, solidaridad y concentración del Real Madrid, donde Lucas Vázquez y Nacho, sobresalientes de principio a fin, demostraron que se puede contar con ellos en las citas de mayor alcurnia.

Zidane repitió el once que plantó contra el Villarreal ante un Inter con lo previsto, que no es poco. Casemiro llegaba falto de rodaje y fuerzas por el coronavirus, por lo que los blancos, con Sergio Ramos y Benzema en casa por lesión, seguían sin su espina dorsal. Pero al Madrid se le presentó una oportunidad pintiparada de sacudirse la nostalgia de sus dos jugadores bandera al primer pestañeo. Filtró Odegaard al área, por la que incursionaba Nacho, que se vistió de Sergio Ramos. Barella derribó al central y Hazard convirtió desde los once metros. Hacía tres años que el belga no marcaba en la Champions. No hay mejor manera de espantar fantasmas.

0 Inter de Milán

Handanovic, Skriniar, De Vrij, Bastoni (D'Ambrosio, min. 46), Achraf Hakimi (Alexis Sánchez, min. 63), Barella, Gagliardini (Sensi, min. 78), Vidal, Young, Lautaro Martínez (Perisic, min. 46) y Lukaku (Eriksen, min. 86).

2 Real Madrid

Courtois, Carvajal, Varane, Nacho, Mendy, Kroos, Modric, Odegaard (Casemiro, min. 58), Lucas Vázquez, Hazard (Vinicius, min. 77) y Mariano (Rodrygo, min. 58).

  • Goles: 0-1: min. 6, Hazard, de penalti. 0-2: min. 58, Rodrygo.

  • Árbitro: Anthony Taylor (Inglaterra). Amonestó a Gagliardini y Sensi, del Inter. Expulsó por doble amarilla a Arturo Vidal, también del Inter.

  • Incidencias: Partido de la cuarta jornada de la Liga de Campeones, disputado en San Siro a puerta cerrada. Antes del encuentro se guardó un minuto de silencio en recuerdo a Diego Armando Maradona, fallecido este miércoles.

El duelo demandaba un paso al frente de los dos grandes refuerzos del Real Madrid este curso, el recuperado Odegaard y el hasta ahora episódico Hazard. Salieron con ambición el noruego y el belga, en consonancia con sus compañeros. Junto y ordenado, el equipo de Zidane presionaba con fundamento y tocaba con celeridad. Lucas Vázquez se sacó un latigazo desde la frontal del área que sorprendió a Handanovic, al que salvó la cepa del palo. El gallego se lanzó poco después como si le fuera la vida a un centro de Mendy que de ir más medido bien podría haber significado el segundo. Difícil ponerle un pero al partido de los visitantes, salvo ese punto de eficacia que tanto echan de menos desde que se fuera Cristiano Ronaldo.

El Inter sufría con las acometidas del Madrid, muy dinámico de tres cuartos en adelante y atento para cortocircuitar las transiciones cuando el conjunto 'neroazzurro' robaba. Hazard y Lucas Vázquez ofrecían profundidad por las bandas, más el canterano que el ex del Chelsea, mientras en el cuadro italiano no había noticias de Lautaro ni de Lukaku.

Una promesa con ángel

Por si no tuviese bastantes problemas la escuadra de Antonio Conte, Arturo Vidal añadió uno más, y de los gordos. Cayó el chileno en el área, encimado por Modric. Reclamó el ex del Barça penalti con insistencia, pese a que el croata le rebañó la bola con limpieza, y el árbitro castigó sus protestas con una doble amarilla que dejaba a su equipo perdiendo y en inferioridad numérica. Lo que se dice una tormenta perfecta. Superioridad neta del equipo de Zidane al entreacto, pese a que lo ajustado del marcador mantenía el pleito en el alero.

Conte movió fichas al descanso. Fuera Bastoni y Lautaro; dentro D'Ambrosio y Perisic. El paso por vestuarios devolvió a un Inter con más empuje que acierto y a un Madrid algo más conservador. Suficiente para que Zidane interviniera. Entró Casemiro para meter cemento y Rodrygo para poner el ángel. El marsellés reserva para el paulista los oropeles de la Champions, competición en la que parece bendecido. Tardó unos segundos en demostrarlo.

Filtró Kroos a la zona por la que percutía Lucas Vázquez, que metió el centro para que el ex del Santos, solo en el segundo palo, empalase de empeine. Seis dianas desde que arribase a Chamartín contabiliza ya en el torneo fetiche de su equipo el internacional con la 'Canarinha', que tiene la pausa y la visión global del juego que aún le falta a su compatriota Vinicius. El curso pasado fue el tormento del Galatasaray y en el actual se convirtió en la pesadilla del Inter, al que 'vacunó' en el Alfredo Di Stéfano y en San Siro.

Poca historia más tuvo ya el encuentro, con un Inter que asumió que se le escapaba el último tren y un Madrid vindicado en tiempos convulsos. Aquellos, precisamente, en los que los blancos suelen sacar la raza de campeón que llevan impresa en su ADN.