Ilimane Diop celebra una canasta contra el Lenovo Tenerife. / acb Photo / E. Cobos

Una reconstrucción que acumula 650.000 euros en rescisiones

El Club Baloncesto Gran Canaria ha pagado por cortar a Cook, Paulí, Beirán, Okoye, Wiley, Ilimane, Pustovyi y Ennis desde que Willy Villar asumiera la dirección deportiva en el verano de 2020

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

El Club Baloncesto Gran Canaria, que elaboró un informe que presenta un déficit de 1,4 millones de euros de la pasada temporada 2021-2022, ha pagado más de 650.000 euros en rescisiones desde que Willy Villar asumiera la dirección deportiva en el verano de 2020.

Los casos más recientes son los de Artem Pustovyi, Ilimane Diop y Dylan Ennis, los tres con contrato hasta 2023, si bien en el caso del pívot ucraniano existía una cláusula de corte de 60.000 euros. Con el senegalés y el canadiense hubo que negociar una salida al disponer de contrato garantizado. En total, la entidad pagó 270.000 euros por rescindir a tres piezas fichadas meses antes.

Eso en lo que respecta al último curso, pero si nos remontamos al primero de Villar en la isla, el correspondiente a la campaña 2020-2021, la cuantía se duplica tras una operación con el interior estadounidense Jacob Wiley que resultó ser nefasta a nivel económico. Una apuesta elevada en el tanteo para igualar la propuesta del Joventut para meses después rescindir un contrato de larga duración.

En el informe del presupuesto 2021-2022, el Granca explicó en lo relacionado a los gastos de los jugadores del equipo ACB que «el coste de la plantilla para la temporada 21/22 es de 4.238.145,63 euros frente a los 4.450.414,52 euros de la 20/21. En esta partida se incluyen los costes que se han derivado de los cortes de jugadores por importe de 185.231 euros que han permitido el cambio de plantilla acudiendo a jugadores de menor coste (de no haberse acudido a los cortes, estarían comprometidas para esta temporada la nómina de 2 jugadores por un importe total de 1.165.000 euros)».

Los dos jugadores son el citado Wiley y Stan Okoye -cláusula de corte de 17.000 euros-, por lo que la rescisión del primero ascendió a 168.231 euros.

La nómina de jugadores crece con Omar Cook, Oriol Paulí -también con cláusula- y Javier Beirán -cortado por 30.000 euros-. El caso del primero es significativo porque, merced a la ausencia de director deportivo y entrenador en el verano de 2020, se pasó la fecha para cortar al base y nadie tomó la decisión. Con la llegada de Villar y Fisac se rescindió al tener un ejercicio más garantizado.

Un curso 2020-2021 que arrancó con los despidos de Fotis Katsikaris y de Berdi Pérez y los cortes de Luke Nelson e Ioannis Bourousis. Eso sí, decisiones de gestión sin Villar todavía.