Wiley y Burjanadze protagonizan otra operación salida en el Granca

El Herbalife trabaja con la vista puesta en el duelo trascendental ante el Mornar montenegrino del próximo martes. Una cita en la que no estarán dos jugadores que no entran en los planes a corto plazo

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Tras la tranquilidad y los días de tregua por el parón por la Copa del Rey y la última ventana FIBA de clasificación para las citas de 2022, los tambores de guerra vuelven a resonar con fuerza en el seno del Gran Canaria.

El combinado de Porfi Fisac, que descansará este fin de semana en la competición doméstica y se desplazará el domingo a Montenegro, ya prepara un mes de marzo decisivo para su futuro en la EuroCup -Mornar y Unics- y en la Liga Endesa -Estudiantes, Unicaja, Acunsa y Baskonia-. Y lo hace con sus internacionales salvo Jacob Wiley y Beqa Burjanadze.

El pívot norteamericano está dado de baja desde noviembre. En la rampa de salida para buscar soluciones a una racha negativa en la ACB, todo indicaba que seguiría su carrera en el Casademont Zaragoza dentro de un trueque con el examarillo DJ Seeley, si bien estaba supeditado a que debutara con Macedonia del Norte para aterrizar como comunitario. No se produjo porque dio positivo por la covid-19. Aceptó dejar su plaza libre y recuperarse en Estados Unidos. Ahora, toca tomar una decisión y continúa sin contar. A pesar de su gran rendimiento en los choques de selecciones, no volverá a la isla y apunta a Zaragoza. Esta vez sí se hará.

Por su parte, el ala-pívot georgiano -cupo formación- no goza de minutos ni de confianza. Y su situación no tiene visos de variar tras el parón. Según pudo saber este periódico, pidió salir del club antes de irse con su selección, pero la respuesta fue negativa. Ahora, repetirá el camino que ya hicieron Della Valle y Ferrari, pero sin un destino definido aún.