Khalifa Diop y Olek Balcerowski posan para Canarias7.

Khalifa Diop & Olek Balcerowski: El camino a la felicidad

Canteranos y amigos inseparables. Las torres simbolizan el sueño de ganarse un hueco en el primer equipo y, además, conseguir hacerlo como piezas capitales tras mucho trabajo -de técnicos y compañeros en las categorías de formación y en la ACB-, esfuerzo, confianza y talento

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Del vivero de La Vega de San José a la élite continental. Dos proyectos de presente y de futuro del Gran Canaria. Los canteranos Olek Balcerowski y Khalifa Diop representan el orgullo de la cantera y los deseos de todos los que sueñan con alcanzar el primer equipo.

Paso a paso, quemando etapas, con mucho trabajo diario para no dejar de formarse y mejorar a las órdenes de muchos entrenadores en las categorías de formación del club amarillo y ahora de los preparadores del primer equipo. Nada es casualidad y el cielo es su techo después de años de crecimiento meteórico. De apostar todos por dos piezas que ya son toda una realidad.

Intimidación, recursos, físico y un tremendo sentido de pertenencia. Identidad sin límites. Un agradecimiento por forjarlos a fuego lento en el vivero y una confianza por la continuidad en la máxima competición nacional.

Olek Balcerowski y Khalifa Diop, dos amigos que se quieren y entienden de maravilla, valoran para este periódico las aspiraciones personales y colectivas de cara a la temporada que arranca ya. Y, además, uno habla del otro con simpatía, con una complicidad infinita y esa picardía de dos jóvenes que están recorriendo el camino a la felicidad.

Balcerowski (Swidnica, Polonia, 19 de noviembre de 2000) aterrizó en la isla con apenas 13 años y debutó en el primer equipo de la mano de Luis Casimiro en 2017.

De cara a la campaña que comienza, la torre polaca, que brilló con su selección en el Eurobasket este verano y puede presumir de haber sido designado como el mejor joven de la EuroCup en 2021, cree que «es un reto grande para el equipo y para mí personalmente. Tenemos un buen equipo y queremos hacer cosas grandes. Esa es nuestra mentalidad y creo que somos capaces de hacerlo».

Olek Balcerowski y Khalifa Diop en su etapa en las categorías de formación. / CBGC

« Es una temporada en la que voy a tener bastantes minutos y mucho protagonismo. Creo que tengo que jugar a mi máximo nivel y crecer en cada partido», agrega sobre su avance personal.

Tras ocho años en Gran Canaria y un viaje recorrido desde muy joven en las categorías de formación del club insular, donde hay que resaltar el trabajo y la confianza de muchos técnicos y compañeros, Balcerowski recuerda que «veo mucho trabajo y mucho sacrificio. Si estuve aquí tanto tiempo es por algo. No es solo que yo quiero estar aquí sino que el club confío mucho en mí y también estoy agradecido a eso. A todas las personas que han estado cada temporada conmigo. Es un orgullo llegar al primer equipo desde la cantera y poder ser uno de los importantes».

«Todo llega con trabajo, con tiempo y con sacrificio. Poco a poco. Hubo temporadas en las que no jugaba y otras que sí. Creo que será una temporada en la que tendré que mantener el nivel y ayudar al equipo», incide en su propósito individual después de alcanzar un sueño en la élite.

Cuestionado por su compañero y amigo Diop, destaca que «es un trabajador muy duro, defiende muy bien, es un buen compañero... Es uno de mis mejores compañeros aquí y estoy muy agradecido de poder compartir los entrenamientos y mi vida con él. Cada vez estamos más unidos. Estoy muy contento e ilusionado por jugar con él y siendo importantes los dos».

Por su parte, Khalifa Diop (Guediawaye, Senegal, 15 de enero de 2002) llegó en edad cadete en 2017 y debutó en el primer equipo con 17 años en la Euroliga, donde Pedro Martínez le dio la alternativa. Ambos tuvieron apariciones en la élite hasta que dispusieron de la continuidad necesaria con Porfi Fisac.

« Nos espera una gran temporada. Ya tenemos el primer partido y estamos trabajando en defensa para estar lo más listo posible para ganar el partido», expone la torre africana.

Tras ganar peso en el equipo, Diop, elegido en el mejor quinteto joven de la ACB y mejor joven de la EuroCup el pasado ejercicio, espera «mejorar muchas cosas. Defensivamente trabajar más y proteger más el aro y ofensivamente tener más calma y equilibrio para ayudar al equipo a anotar».

Se emociona al poner de manifiesto que «desde que llegué uno de mis sueños era llegar al primer equipo. Ser uno de los líderes del equipo y poder ser el capitán algún día. Siempre ayudando a mis compañeros».

Muchos años compartiendo pista y vivencias con su inseparable Olek. «Me acuerdo cuando estaba en cadete y en júnior, con Olek jugué en EBA y viajábamos juntos. Pensaba en llegar hasta aquí y trabajaba para lograrlo lo máximo posible. Seguiré trabajando, los dos juntos, uno contra uno defendiéndonos y hablando. Ayudándonos mutuamente».

«Olek tiene una calidad increíble. Puede jugar de cuatro y de cinco, bota bien el balón y tiene un buen tiro exterior. Y fuera de la cancha es otra cosa, es el mejor, el DJ del vestuario, estamos juntos siempre, en la misma habitación en los viajes. Es el mejor compañero que tengo», dice.