De izquierda a derecha: Francisco Castellano, Enrique Moreno y Willy Villar. / cober

El Granca destapa sus vergüenzas en una lucha de poder y de inestabilidad

Las confrontaciones internas ralentizan la toma de decisiones en la entidad claretiana. La continuidad o no de Fisac dinamita unas relaciones deterioradas desde el inicio de la legislatura

ÓLIVER SUÁREZ ARMAS Las Palmas de Gran Canaria

Una crisis que se barruntaba por los múltiples encontronazos entre el presidente del Club Baloncesto Gran Canaria, Enrique Moreno, y el consejero de Deportes del Cabildo del Gran Canaria y vicepresidente del Granca, Francisco Castellano, desde el inicio de la legislatura política, teniendo que intervenir el presidente de la institución insular, Antonio Morales, para dejar claro que el primero toma las decisiones en el club, y que explotó el pasado martes en la reunión fijada para decidir el futuro de Porfi Fisac en el banquillo claretiano.

Con Moreno decidido a tener un nuevo entrenador para el próximo curso y con Castellano apostando sin dudar por la continuiad del preparador segoviano, el encontronazo destapa las vergüenzas en una lucha de poder que ralentiza la toma de decisiones trascendentales en la entidad.

«El técnico será de BeoBasket»

Y en esa tesitura de espera por la oficialidad de la salida de Fisac, se abre el abanico de candidatos a dirigir el próximo curso. Fuentes cercanas aseguran que «probablemente» estará ligado a la agencia BeoBasket, irrumpiendo nombres como Joan Plaza o Paco Olmos.