Jaka Lakovic. / c7

Contrarreloj de Villar para sustituir a Fisac: Lakovic, el favorito

El Granca no tiene cerrado al nuevo entrenador y pretende convencer al técnico esloveno, ahora en el Ratiopharm alemán

IGNACIO S. ACEDO Las Palmas de Gran Canaria

El Granca sigue, a día de hoy, huérfano de entrenador luego de que terminara el mandato de Porfi Fisac de manera oficial, aunque su salida se manejaba desde hacía largo tiempo, y Willy Villar, recién renovado hasta 2025 como director deportivo, apura los plazos para no demorar más la llegada del inquilino del banquillo. «Será en unos días», dicen desde el club porque el tiro está centrado «en una dirección» sin que, de momento, «haya nada cerrado», añaden.

Villar, reforzado con todas las de la ley con la prolongación de su vínculo , maneja al esloveno Jaka Lakovic como la principal candidatura y por encima de otros nombres que ha circulado en las últimas semanas. Lakovic, con experiencia previa en la ACB (Bilbao Basket y Joventut), quiere salir del Ratiopharm Ulm de Alemania para asumir los mandos del equipo, si bien las gestiones realizadas todavía no han sido suficientes como para liberarle y poder anunciar su aterrizaje. De Lakovic gusta su perfil acreditado, lo que le ha hecho estar igualmente en la órbita de otros equipos de la ACB. Parece que el proyecto del Granca es el que le terminó seduciendo, si bien no hay nada firmado y las partes prefieren guardar prudencia.

Aunque la posibilidad de que Víctor García, el sempiterno técnico auxiliar de la casa, pudiese tener, al fin, su oportunidad con plenos poderes y de manera decidida, la división que hay en la propiedad del club, además de su relación cortante con Villar, no le ha beneficiado y, finalmente, se ha impuesto el hombre del director deportivo.

Se busca un entrenador que baje los decibelios provocados durante los dos años de Fisac y salpicados de episodios demasiado ruidosos fuera de la pista (Beirán y su degradación como exponente más destacado en este serial) y hay plena confianza en que el que llegue, Lakovic en la pole pero con plan B activado por si todo ser tuerce, aporte, además de resultados, la estabilidad y concordia, rasgos debilitados en los últimos tiempos.

Será a partir de la llegada del nuevo entrenador cuando comiencen a acometerse las altas y bajas de una plantilla expuesta a una remodelación sujeta a las posibilidades económicas y obligada, por historia, a estar entre los mejores de la competición doméstica, además de alternar un buen papel en competiciones internacionales.