Borrar
Juan Carmelo J.H., a su llegada la mañana de este viernes a los juzgados. Juan Carlos Alonso
Libertad provisional para el supuesto homicida de Pedro Ulla

Libertad provisional para el supuesto homicida de Pedro Ulla

El informe preliminar de la autopsia determina que la víctima murió de una hemorragia cerebral fruto de un traumatismo craneoencefálico

Gaumet Florido y Francisco José Fajardo

San Bartolomé de Tirajana

Viernes, 2 de febrero 2024, 15:54

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Juzgado de Instrucción número 3 de San Bartolomé de Tirajana resolvió este viernes dejar en libertad provisional con cargos a Juan Carmelo J.H., supuesto agresor de Pedro Jesús Jiménez Rivero, más conocido como Pedro Ulla, el vecino de Playa de Mogán que murió este lunes tras dos semanas en coma fruto de uno o varios golpes en la cabeza recibidos la madrugada del 14 de enero pasado.

La autoridad judicial le atribuye un presunto delito de homicidio, le obliga a comparecer semanalmente en el juzgado y le prohíbe salir de la isla, informa el gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

La puesta en libertad de Juan Carmelo, que era, además, sobrino de la víctima, ha caído como un mazazo en el barrio donde residían ambos, en la calle La Corriente de Los Riscos, en Playa de Mogán. Sus vecinos, que viven atemorizados por la agresividad del ahora investigado, nunca se han creído la versión de Juan Carmelo y de su madre de que Pedro Ulla murió de los golpes que sufrió al caerse por las escaleras.

Por lo pronto, el informe preliminar de la autopsia, al que ha tenido acceso este periódico, determina que la víctima falleció de una hemorragia cerebral fruto de un traumatismo craneoencefálico. La tesis de los vecinos, a partir de los testimonios de algunos testigos, es que Pedro Ulla quedó gravemente herido por uno o varios golpes que le pudo haber propinado su propio sobrino.

Ambos, el supuesto agresor y su víctima, vivían en el mismo edificio, aunque en casas separadas. Según esta misma versión, aquella noche Juan Carmelo volvió a echar a su madre de su propia casa, como ya ha hecho otras veces, y la obligó a dormir en la azotea. Eso fue en torno a las dos de la mañana. Como las viviendas de tío y sobrino comparten azotea, Pedro le acercó una manta a su cuñada y recriminó a Juan Carmelo su actitud, lo que desató la ira de Juan Carmelo y le acabó golpeando, tras lo que quedó inconsciente en el suelo.

Hay vecinos que dicen que hay audios. Los gritos de la discusión despertaron a parte de la calle.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios