Borrar
Última hora Dimite Sandra Rodríguez, directora general de Protección a la Infancia
Concentración este martes en homenaje a Pedro Ulla. C7

Investigan a un sobrino de la víctima de Mogán

Vecinos de Los Riscos llevan tiempo viviendo con miedo por la actitud del supuesto agresor, un joven con numerosos antecedentes policiales

Jueves, 1 de febrero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Guardia Civil investiga a un sobrino de Pedro Jesús Jiménez Rivero, más conocido como Pedro Ulla, como principal sospechoso de haberle causado las heridas que le llevaron a la muerte. Este vecino, una persona con discapacidad intelectual muy popular en Playa de Mogán, sufrió graves daños cerebrales que pudieron ser producto de una paliza.

Esa es al menos la línea de investigación abierta, que se ha visto enriquecida en las últimas horas por declaraciones de testigos que en un principio se habían mostrado más remisos y que se han decidido a colaborar tras conocer este lunes la muerte de Ulla.

Las diligencias en marcha, incoadas en el Juzgado de Instrucción número 3 de San Bartolomé de Tirajana, indagan qué sucedió realmente la madrugada de hace 15 días en una vivienda de la calle La Corriente, en Los Riscos de Mogán. La primera versión que recibió la Guardia Civil es que la víctima quedó gravemente herida tras caerse por las escaleras, pero ahora hay testigos que apuntan que aquella noche, en torno a las dos de la mañana, escucharon golpes y gritos y que, entre ellos, una frase que ha soliviantado a los vecinos: 'Ya lo has matado, ya lo has matado'.

Es más, los hay que aseguran que la víctima estuvo demasiado tiempo sin recibir auxilio y que eso pudo haber agravado las heridas antes de recibir las primeras atenciones médicas. En cualquier caso, y por los datos captados por este periódico, el instituto armado ha hecho un llamamiento a la colaboración ciudadana para tratar de esclarecer un caso que ha conmocionado a la Playa de Mogán, donde este martes se concentró una multitud para homenajear a Pedro Ulla y también para pedir justicia.

La indignación compartida por lo que están convencidos de que fue una muerte a golpes ha sacado a la luz la situación de pánico en la que llevan instalados parte de los vecinos de la pintoresca barriada de Los Riscos, en particular los de la calle La Corriente. Sin ir más lejos, han preparado un escrito que pretenden hacer llegar a las distintas instituciones públicas, desde el Ayuntamiento al Cabildo y el Gobierno, en el que reclaman una «intervención urgente» por la actitud «amenazante» del supuesto agresor, que genera tanto «terror y ansiedad» en el pueblo que hasta hay vecinos que temen abiertamente por su seguridad.

Un barrio atemorizado

Denuncian que se dedica a lanzar objetos pesados, hasta microondas, desde la ventana de su casa, en un segundo piso, y que su comportamiento agresivo ha dado lugar incluso a la pérdida de clientes de las viviendas vacacionales que hay en el barrio.

Uno de los hermanos de la víctima, Esteban Jiménez, admitió este miércoles en declaraciones al programa de Telecinco 'Vamos a ver' que la familia había sufrido reiteradas amenazas por parte de este sobrino suyo, que vive, junto a su madre, en el mismo edificio que la víctima, solo que en casas separadas. Por eso hubo voces que en la concentración del martes lamentaron a gritos que lo que pasó se pudo haber evitado. Y hubo otras tantas que se preguntaban cómo el presunto agresor seguía en libertad.

Esteban Jiménez se queja de que, ya con su hermano entre la vida y la muerte, volvió a molestar a una de sus hermanas. Y también en este periodo, hace unos 10 días, fue detenido por la Policía Local por amenazas a agentes de la autoridad, desórdenes públicos y violencia en el ámbito doméstico.

«Estoy muy orgulloso del cariño de mi pueblo a mi hermano»

Esteban Jiménez, hermano de Pedro Ulla, no tenía este miércoles sino palabras de agradecimiento a los vecinos de Playa de Mogán y al sentido homenaje que le dedicaron en la concentración de la noche de este martes. «Estoy muy orgulloso del cariño de mi pueblo a mi hermano», aseguró Esteban, que en aquel acto sacó fuerzas de donde no las tenía para dirigirse a todos los presentes. «Sabía que iría gente, pero no esperaba tanta». El mérito es de su hermano Pedro, un vecino entrañable conocido por su simpatía y por su carácter servicial. Ayudaba a quien se lo pedía, sobre todo a los mayores del barrio. Le gustaba hacer mandados y era habitual verlo con su carrito en el que le llevaba la basura a los restaurantes y tiendas de la zona. Y luego manejaba expresiones curiosas como la de 'niño fino' con la que muchos que le conocían han inundado estos días las redes sociales. Desde este miércoles Playa de Mogán vela sus restos mortales en el tanatorio. «Donde está ahora mi hermano llevará a todos sus vecinos en el corazón», dijo Esteban el martes.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios