Unos vecinos contemplan el inicio de las obras. / juan carlos alonso

El paso por la avenida de San Cristóbal permanecerá cerrado mientras dure la obra

Por motivos de seguridad, queda prohibido que los peatones vayan por el paseo entre las calles Timonel y Marina

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Las obras de reparación del paseo de San Cristóbal, afectado por un derrumbe como consecuencia de la erosión continuada del mar, dieron comienzo en la tarde de este jueves, tal y como había anunciado el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, en el acto de presentación de las nuevas motos de la Policía Local que tuvo lugar en la mañana del jueves.

El Ayuntamiento capitalino ha recurrido a la declaración de emergencia de la obra para encargar la actuación a la empresa Lopesan, que ya ha hecho acopio del material necesario para acometer la reparación.

«Tiene que actuar sobre la estabilidad del muro y ver los efectos que ha tenido la lluvia y demás», expuso el regidor, «es normal que dos o tres semanas después de unas lluvias de este calibre (se refiere al impacto de la tormenta tropical Hermine) ocurran pequeños derrumbes, pero veremos qué dicen los técnicos».

Juan Carlos Alonso

El Ayuntamiento sigue relacionando la rotura del paseo con un posible embolsamiento de agua, producto de las persistentes precipitaciones de Hermine, en la oquedad que ya existía en esta zona.

Sin embargo, los vecinos llevan denunciando desde hace cinco años, al menos, el riesgo que corría la avenida y lo atribuyen de manera entera al efecto erosivo del mar.

Tres meses de obras

El alcalde confirmó que la reparación de la infraestructura requerirá de unos tres meses de trabajo como mínimo, ya que se trata de una actuación complicada, no solo por la complejidad intrínseca de la obra, sino también porque hay que adecuar los ritmos de los trabajos a las mareas.

En una nota de prensa remitida por el Ayuntamiento, el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, señalaba que la actuación se realizará coincidiendo con la bajamar, siempre y cuando las condiciones del mar lo permitan.

«Los trabajos, que se realizarán coincidiendo con la bajamar para garantizar la seguridad de los operarios que van a realizar esta delicada actuación, servirán para recuperar esta importante zona del litoral del municipio situada en el Cono Sur para los vecinos», detalló el edil.

El tránsito del paseo de San Cristóbal quedó interrumpido en la noche del martes 27 después de que una parte de las bases en las que se sustenta la avenida se desgajara. La caída no fue total porque la pieza quedó apuntalada por un bloque de hormigón que estaba en la playa.

La erosión marina y la falta de mantenimiento son los culpables de estos desperfectos. Las olas han llegado a horadar varios metros bajo el paseo, hasta que la estructura no soportó más y se desplomó.

Ahora hay que rellenar la cavidad que está bajo la avenida y reparar el muro que sirve de protección contra el embate de las olas.

Durante el tiempo que duren los trabajos, quedará prohibido el tránsito de los peatones. Según el Consistorio capitalino, por razones de seguridad, durante las labores de arreglo se impedirá el paso a peatones en la zona de trabajos, quedando cortado un tramo peatonal del paseo situado entre las calles Timonel y Marina en el barrio de San Cristóbal.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, señaló que «ponemos en marcha una actuación necesaria para rehabilitar el paseo y garantizar la seguridad de los viandantes y residentes del barrio de San Cristóbal, demostrando una vez más la rapidez con la que el Ayuntamiento actúa en este tipo de operaciones que se tramitan por la vía de la emergencia para acortar los plazos de la administración».

Una vez concluyan los trabajos de reparación de la base en la que se asienta el paseo, el Consistorio llevará a cabo una segunda actuación de arreglo de la avenida peatonal que ya estaba prevista, financiada con fondos europeos mediante una inversión de 162.000 euros que se encuentra a punto de salir a concurso público.

También está pendiente de adjudicación el proyecto de construcción de un nuevo paseo.

Reparación del muro. / Juan Carlos Alonso

Una obra dividida en cuatro fases

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria informó de que las obras están divididas en varias fases: una primera, que consiste en construir una escollera que proteja la zona de trabajo; una segunda, de reparación de los servicios esenciales que se han visto afectados por el oleaje, como el arreglo de una tubería de saneamiento; posteriormente habrá que ejecutar el muro de protección del paso; y, por último, los trabajos de hormigonado para rellenar los huecos que hay bajo el paseo.