Zona vallada en el paseo de San Cristóbal. / JUAN CARLOS ALONSO

La reparación del socavón y del muro de San Cristóbal necesita tres meses de obras

El decreto de emergencia no se ha firmado aun, pero se ha escogido ya una empresa, que está haciendo las primeras evaluaciones

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El relleno y reconstrucción de las bases en que se asienta el paseo de San Cristóbal requerirá «tres meses, como mínimo» de trabajos, según explicó el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Javier Doreste.

El edil aseguró que se está tramitando la firma del decreto de emergencia, una declaración necesaria para poder iniciar la obra por urgencia y acortar los plazos normales en la administración. «Se trata de rellenar (la cavidad que horadó el mar bajo la avenida) y reparar» el muro que contiene el embate de las olas y que el martes pasado se desgajó.

Como consecuencia del desplazamiento de las bases del paseo, el Ayuntamiento valló el martes pasado un tramo de unos cien metros por el que está prohibido caminar en estos momentos.

Unos vecinos señalan la parte del muro que se desgajó. / Juan Carlos alonso

Aunque todavía no está definido el detalle de la actuación, pues al ser una obra de emergencia se va a ir actuando en función del estado del paseo que se encuentre la constructora, el edil de Urbanismo indicó que «serán tres meses mínimo porque hay que rellenar, y trabajamos al lado del mar, con lo que hay que tener en cuenta las mareas y el oleaje». A ello contribuye también el hecho de que se trata de un lugar de acceso complicado para la maquinaria de grandes dimensiones.

Doreste mostró su confianza en que las obras puedan iniciarse esta misma semana «porque si no, puede caerse».

Desde el Consistorio se informó de que ya se ha elegido la empresa que va a realizar la obra y que sus trabajadores están haciendo las primeras comprobaciones y evaluaciones «para empezar cuanto antes».

Tampoco se puede hablar por ahora de la inversión prevista. «No sé cuánto puede costar. Nos lo dirá la empresa adjudicataria porque no hay proyecto municipal, aunque sí habrá supervisión técnica», añadió el concejal, «entraremos y veremos las dimensiones reales» de la oquedad.

El Ayuntamiento apuesta por mantener la playa, en contra de la solución que proponían algunos vecinos afectados, quienes demandaban que se colocaran allí tetrápodos para proteger el muro y frenar la erosión. «Ahí hay una playa y no podemos meter escollera que reviente todo eso», dijo Javier Doreste.

El concejal de Urbanismo insistió en que los técnicos informan de que las viviendas que están pegadas al tramo del paseo afectado por el desplome no corren peligro alguno. «Pero vamos a empezar la obra porque existe el riesgo, eso es evidente y, por eso, se actúa por decreto», añadió.

Dos proyectos con fondos europeos

Doreste detalló que una vez que finalice la reparación del muro afectado por la erosión marina, se dará luz verde a los otros dos proyectos que están contemplados en la estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (DUSI), que se financia con fondos de la Unión Europea: por un lado, la rehabilitación del muro de contención desde la playa al norte del puerto pesquero hasta el Castillo y los accesos a al playa para hacer frente a los daños producidos en la estructura debido al efecto del mar, con un presupuesto de 162.122 euros; y, por otro lado, la construcción de un nuevo paseo, cuya licitación se cifró en 1,45 millones de euros.

Este último proyecto está en fase de adjudicación. Los técnicos municipales estudian las cuatro ofertas presentadas por otras tantas empresas y que oscilan entre 1,3 y 1,45 millones de euros.

Según se explica en la memoria, «el objetivo del proyecto es la construcción de un paseo marítimo que posibilite la continuidad del usuario desde el paseo actual de San Cristóbal hasta el paseo de La Laja sin necesidad de transitar por el margen izquierdo de la GC-1. La necesidad es manifiesta, ya que con este paseo se da además seguridad a todos aquellos ciudadanos que habitualmente hacen uso de la Avenida Marítima, pasando por el actual paseo del barrio de San Cristóbal y continúan hacia el paseo de La Laja, debiendo atravesar ramales de incorporación a la GC-1 o bien a través de caminos no acondicionados para el tránsito por éstos».

El nuevo paseo tendrá también un carril bici para facilitar el tránsito ciclista entre el Puerto y La Laja.

El ámbito de actuación está comprendido entre la calle Marina y el comienzo de la avenida hacia la playa de La Laja y, por tanto, no se encuentra en la zona de influencia del lugar donde se produjo el desprendimiento del muro de sustentación del paseo.