La reparación del paseo de San Cristóbal se iniciará la próxima semana por emergencia

Finalmente habrá dos obras distintas:la reparación de los desperfectos del martes y la recuperación del muro, ya presupuestada

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento confía en poder iniciar la semana que viene las obras de reparación del paseo marítimo de San Cristóbal, del que se desprendió un tramo a consecuencia de la erosión interna por el efecto del agua. En la noche del martes, los técnicos municipales ordenaron el cierre de un tramo de la avenida para evitar daños personales.

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, explicó que se está a la espera de que los técnicos declaren la obra como de emergencia para poder iniciarla cuanto antes. Una vez que se tenga el visto bueno de los especialistas de Urbanismo y se firme el decreto, el Consistorio podrá encargar los trabajos a una empresa.

Desde ese momento, la constructora tendrá entre 24 y 48 horas para hacer el acopio de material e iniciar los arreglos, con lo que será a inicios de la próxima semana cuando arranque la obra.

El alcalde, quien insistió en que los daños no afectan a las viviendas, aseguraba por la mañana que todavía era pronto para saber si para la reparación que se requiere bastaba con el proyecto de reforma del muro que estaba tramitando el Ayuntamiento.

El Consistorio había previsto una inversión de 162.122 euros en este muro. Las obras consistían en» la reparación de la cara exterior del muro afectado por los fuertes oleajes en los temporales que han afectado a la zona, para lo que se ha tenido en cuenta el hecho de que durante la pleamar el oleaje alcanza esa estructura», según indicaba el grupo de gobierno en una nota de prensa difundida a principios de junio de este año.

«En cuanto al procedimiento a realizar en este punto, la actuación propone un soporte de hormigón saneado y limpio, el saneamiento de la armadura oxidada, el lavado con agua dulce de la armadura, así como la aplicación de revestimiento de cemento anticorrosión y de mortero de reparación», se aclaraba.

Los vecinos ponen en duda de que el presupuesto señalado pueda servir para reparar los desperfectos ya que la erosión del mar ha terminado por descalzar el paseo y se requiere un relleno de todo el hueco que hay bajo la avenida.

Sea como fuere, Hidalgo considera que la declaración de emergencia permitirá actuar sin necesidad de tener que esperar al proyecto. «Haremos primero la obra», señaló.

El Ayuntamiento entendía que la existencia de un proyecto previo facilitaría las cosas porque ya se dispone de una partida económica para costear la obra. «Si el proyecto no se ajusta porque los daños de la lluvia han sido otros no previstos» se tendrá que adecuar a la realidad, «creemos que va a ser considerada como susceptible de ser declarada de emergencia por parte de los técnicos; si fuera así, actuamos sobre la marcha».

Horas después, el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento, Javier Doreste, explicaba que finalmente serán dos proyectos distintos los que se pongan en marcha en esta zona:el de urgencia, que requerirá el relleno de las cavidades;y luego el del arreglo del muro en sí, para el que ya existe presupuesto.

Cortes de luz

Desde Endesa se informaba ayer de que se iba a dar por normalizado el suministro elétrico en Gran Canaria - tras solventar las últimas 80 incidencias que afectaban a 400 clientes, principalmente en la ciudad- tras el apoyo especial de cuatro brigadas procedentes de Tenerife y otras cinco de la Península.

Sin embargo, vecinos de La Isleta denunicaban por la tarde que seguían sn luz. Le pasó a un edificio de la calle La Naval, donde están afectados nueve familias y un negocio. «Estamos sin ascensor, hay que subir cinco pisos y los servicios no quieren subir», explica Jaime López, uno de los afectados. A ellos se les fue la luz el domingo y volvió el lunes, pero el miércoles volvió a perderse el suministro y hasta anoche permanecían a oscuras. « He llamado ocho veces y no nos dan ninguna información», lamentó.

Según la versión vecinal, la reparación de su avería dependía de que los bomberos achicaran el agua de una estación que se había inundado y que estaba en la calle Ferreras.

Por su parte, el regidor también informó de que se está a punto de cerrar el socavón de la calle Luis Benítez Inglott tras repararse 16 metros de tubería. Aunque las previsiones eran que la vía se reabriera al tráfico este jueves, habrá que esperar un día más.

Vídeo.

También se han producido quejas de los usuarios de la playa de La Laja porque no se ha retirado todavía las piedras, barro, basura y restos vegetales arrastrados por la tormenta tropical Hermine.