Unos vecinos contemplan la parte del muro que se desgajó por la erosión marina. / Juan Carlos Alonso

«No ha empezado la obra y esto está peor»

En el barrio marinero de San Cristóbal desesperan por la reparación del muro caído hace una semana. Todavía no se ha decretado la emergencia de la actuación

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

En el barrio marinero de San Cristóbal, cada hora que pasa es un motivo más de temor e incertidumbre. Los vecinos más próximos al lugar donde se produjo el derrumbe del paseoesperaban que este lunes se iniciaran las obras de reparación tendentes en frenar el desplome de la infraestructura viaria. Sin embargo, el hecho de que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no haya decretado todavía la emergencia de la intervención, impide que se puedan empezar ya los trabajos.

«Todavía no han empezado la obra y esto ya está peor que el otro día, la parte norte ha caído un poco más», advertía este lunes José Miguel Saavedra, propietario de una de las cinco viviendas que dan a la zona donde se produjo el desprendimiento del paseo marítimo, que quedó sustentado por una gran loseta de hormigón que había en el marisco de la playa.

El cierre de la avenida se ordenó en la noche del martes, después de que un tramo de unos cien metros del muro en que se asienta cediera y se desgajara. «Esto es muy importante, hoy son cien metros pero si no se actúa pronto, mañana serán doscientos», presagió el afectado.

José Miguel Saavedra, ante la zona vallada por seguridad. / C7

«Está peor, se ha quebrado más y eso que tenemos un tiempo maravilloso, pero aunque esté la mar buena, para nosotros siempre es mal tiempo porque se mete el mar, el muro cae y las casas quedarán descubiertas», prosigue, «el por si acaso es el peligro y, por eso, uno no duerme tranquilo».

Tiene en la cabeza las dimensiones de la cavidad que se abre bajo el paseo: desde la avenida hasta el mar hay cuatro metros; largo, otros diez metros; y de profundidad, cuatro metros más.

Aunque José Miguel Saavedra es consciente de que las casas todavía no están afectadas, sí quiere hacer ver que la actuación debe ser urgente y prioritaria. «Tuvieron tanta suerte que cuando Jennifer López estaba grabando, no se cayó el coche abajo», expuso, «aquí se van pasando los días y esto se queda dormido, como que no pasó nada».

Se sienten agraviados con respecto a la obra que el Gobierno de Canarias inició unos metros más al norte para tapar el socavón que se abrió bajo la Avenida Marítima. «Les preocupa tanto el tramo que va del hospital hasta Lady Harimaguada... ahí hay preocupación, pero aquí viven personas».

José Miguel Saavedra y otros vecinos de las viviendas afectadas discrepan del alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, por situar el origen de este problema en las copiosas lluvias que dejó la tormenta tropical Hermine.

Los residentes de San Cristóbal tienen claro que el socavón que ha crecido bajo sus pies ha sido el efecto del constante batir del mar.

« Quiero invitar al alcalde a que venga, que se interese por un problema de los vecinos. No se ha dignado a venir para nada y es una pena muy grande», explicó, «este barrio se caracteriza por ser tranquilo, de gente campechana, no se come a ningún alcalde. Lo único que pido es que venga y que se ponga en contacto con los vecinos».

El acceso al Confital, este martes

Más ágil ha sido la respuesta municipal en el acceso al Confital. Este martes se iniciarán los trabajos para el reacondicionamiento del paseo de entrada a El Confital afectado como consecuencia de las fuertes lluvias provocadas por el temporal Hermine.

La actuación, que será desarrollada por el área de Vías y Obras, dirigida por Inmaculada Medina, se llevará a cabo en un plazo máximo de dos semanas y supondrá la utilización de hasta 250 toneladas de zahorra (tierra batida) para consolidar la base del sendero con el fin de recuperar la solidez del terreno sobre el que se asienta.

La acción también incluye la reparación puntual del pie del talud sobre este acceso. Un trabajo en el que se utilizará un relleno de hormigón en una superficie de 16 metros lineales con el objetivo de reforzar y afianzar la resistencia de la infraestructura de manera preventiva.

Para Medina, «esta acción, que no ha podido realizarse antes por la humedad aún imperante en el terreno, permitirá recuperar el paseo en plenas condiciones y con todas las garantías de seguridad para el disfrute de toda la ciudadanía».

La intervención, que se efectuará con fondos municipales, se produce tras el cierre del acceso al Confital el domingo 25 de septiembre.

Las linternas de los móviles han permitido seguir jugando en el parque de Santa Catalina. / C7

Por otro lado, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria también da por concluido los episodios de cortes de luz que se han venido sucediendo en la zona de juegos del parque de Santa Catalina y que ha obligado a que sus usuarios, en los últimos días, tengan que iluminarse con los móviles, quinqués o cascos con focos para poder jugar.

Desde el Consistorio se informaba este lunes que el exceso de lluvia provocó que algunas farolas se inundaran. «La avería principal ya está resuelta», explicaron a este periódico, «se revisó todo el domingo, aunque pueden producirse todavía algunos fallos puntuales».