Borrar
La alcaldesa de Las Palmas de Gran Canaria, Carolina Darias. Cober
El PSOE defiende que el macrocontrato de Recogida no cambia la gestión y PP y CC dicen que la privatiza más
Las Palmas de Gran Canaria

El PSOE defiende que el macrocontrato de Recogida no cambia la gestión y PP y CC dicen que la privatiza más

La entrega de los fines de semana a la empresa privada actualiza la gestión y respeta los derechos de los empleados públicos, según Carolina Darias

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 22 de marzo 2024, 11:41

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Pleno del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria acaba de aprobar la ampliación de anualidades, hasta ocho años, del futuro contrato del servicio de Recogida de Residuos Sólidos Urbanos. Este macrocontrato, que prevé salir a licitación por un importe de 159 millones de euros, supone una profundización de la gestión indirecta ya que entrega a la empresa privada la recogida de todos los contenedores de la ciudad durante los días festivos y los fines de semana.

Esta renuncia del servicio público, motivada en buena medida por el acuerdo alcanzado en el mandato de Augusto Hidalgo para que los empleados públicos solo trabajaran de lunes a viernes, fue defendida este viernes por la actual alcaldesa de Las Palmas de Gran Canaria, Carolina Darias, en el sentido de que respeta los derechos de los trabajadores y trabajadoras municipales.

La regidora socialista defendió que es necesario actualizar la gestión indirecta con más medios (vehículos y contenedores) para mejorar el servicio de Recogida. Y puso a otras ciudades como ejemplos de contratos de mayor duración: Madrid, con 1.636 millones de euros en seis años; Valencia, con 1.300 millones de euros en 15 años; y Murcia, con 1.040 millones de euros en 20 años.

Carolina Darias atacó a la portavoz del PP, Jimena Delgado-Taramona, por insinuar que el expediente que se trajo al pleno estaba incompleto y le echó en cara a la derecha que estaba patrimonializando «los insultos y la política matona», pese a que el debate plenario de este punto del orden del día no transitó por el terreno de las malas formas, más allá de las críticas sobre la privatización del servicio.

Porque el refuerzo de la gestión indirecta que descubre la memoria económica elaborada para justificar que el macrocontrato de Recogida se alargue por ocho años fue la base de las críticas esgrimidas por el Partido Popular y Coalición Canaria ante el silencio de Vox.

Un macrocontrato «eficiente»

Desde el gobierno municipal se insistió en que el nuevo contrato no cambia el modelo de gestión actual. En efecto, el vaciado de los contenedores está encomendado, en una parte al servicio público (107 sectores) y, en otra parte, a la empresa privada (24). Desde la pandemia, el Ayuntamiento ha cedido 35 de estos sectores, al margen de respaldo contractual, a la concesionaria: 23 áreas durante la pandemia y otras 12, el año pasado, en los fines de semana, ante la falta de personal municipal.

Por eso, se asegura que se mantendrá el sistema mixto público-privado. El concejal de Limpieza, Héctor Javier Alemán, aseguró que el nuevo modelo que surgirá del macrocontrato «es eficiente porque ahorra dinero la ciudad, es eficaz porque la dota de más instrumentos, ya lo han hecho otros gobiernos y, además, no modifica el actual modelo de gestión».

El edil personificó el interés de la ciudadanía en el macrcocontrato. «Sean conscientes de que esta oposición no es al grupo de gobierno sino a mejorar la ciudad y a todos los vecinos de las palmas de gran canaria, toman la decisión en contra de la ciudad y deja en evidencia la supuesta mano tendida», expuso.

«Esta decisión representa más eficacia y eficiencia para mejorar la higiene urbana de la ciudad», prosiguió, señalando el aumento de contenedores y vehículos que se activarán con el nuevo contrato.

Proceso de privatización

La portavoz del PP, Jimena Delgado-Taramona, intentó enfocar el debate en el refuerzo de la gestión privada. «Parece una exposición de derechas, le compro el discurso, el expediente, no», argumentó, «lo que traen al pleno no es una ampliación de anualidades, sino un paso más en el proceso de privatización». Para ella, la limpieza sigue siendo la gran asignatura pendiente del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Criticó que se traiga «deprisa y corriendo» la renovación del único contrato de Limpieza que está todavía vigente. Y advirtió de que en 2022 ya se intentó hacer algo similar con el servicio de Limpieza Viaria «y, al final, la Intervención se lo tumbó». Por eso, concluyó, «seguimos teniendo la ciudad tan sucia».

En su opinión sí hay un cambio de gestión en el servicio de Recogida. «Díganles a sus votantes que están privatizando el servicio de limpieza para que la ciudad esté limpia», proclamó.

Esta crítica también fue compartida por el portavoz de Coalición Canaria, David Suárez, quien trató de poner en evidencia el papel de Unidas Sí Podemos y Nueva Canarias en la privatización del servicio. «Llama la atención que Gemma Martínez y Pedro Quevedo permitan que parte de los servicios públicos los asuma la empresa privada», insistió, «me es imposible votar a favor por la hipocresía del gobierno de progreso, es lamentable que vengan al pleno para pasar la parte pública (de Recogida) a manos privadas».

Su partido se abstuvo finalmente porque Suárez se levantó de la mesa del Salón Dorado en protesta por el discurso de Carolina Darias.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios