El vallado marca el inicio de la obra de la MetroGuagua. / ARCADIO SUÁREZ

Las obras de MetroGuagua vallan la zona donde se organiza el rastro capitalino

Los comerciantes se quejan de que aún no han recibido información sobre si este domingo seguirán ahí o tendrán que mudarse a la GC-110

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El parque blanco, donde se celebra de modo habitual el rastro de la capital grancanaria, ha comenzado a vallarse este martes.

La operación marca el inicio de la obra de implantación de la MetroGuagua en el tramo comprendido entre la Base Naval y la confluencia de Nicolás Estévanez y Simón Bolívar, a las puertas del parque de Santa Catalina.

Desde el Ayuntamiento se trabaja con el calendario de que el rastro se traslade este fin de semana a la carretera de Tafira, GC-110, en los alrededores del centro comercial Monopol.

El mercadillo podría estar dentro de la zona vallada

Sin embargo, tampoco se descarta que el mercadillo se mantenga una semana más en su emplazamiento tradicional de la zona Puerto.

«El vallado no implica que el rastro se tenga que mudar», explicaron las fuentes consultadas en el Consistorio, que en estos momentos está culminando el detalle de los cortes de tráfico que se tienen que realizar en la subida de Tafira.

Lo que se está haciendo es delimitar el espacio de la obra, en el que se realizará el acopio de material necesario para llevar a adelante los trabajos.

Quejas de los comerciantes

Por su parte, los comerciantes mostraron su sorpresa por el vallado y se quejaron de que a menos de cinco días de la celebración del próximo día del rastro, no se les haya informado de nada.

El portavoz de la asociación Rastro Parque Blanco, José Gómez, dijo que «no tenemos información de nada, no hay resolución, no hay nada. Ese es el trato que nos dan (el concejal de Desarrollo Local, Pedro) Quevedo y el alcalde, Augusto Hidalgo».

Imagen interior de la zona delimitada con vallas. / Arcadio Suárez

Asegura que llaman a las oficinas municipales pero les responden que no hay ninguna novedad. «No sabemos a dónde vamos y cuándo nos vamos y el parque vallado. ¿Te crees que hay derecho a que nos traten como si fuéramos basura?», se preguntaba el representante de los puesteros, que este viernes quieren hacer llegar su voz en el pleno.

Insiste en que su clientela rechaza la mudanza al Guiniguada. «La Isleta está diciendo que allí no van, que prefieren ir al mercadillo de Jinámar», expuso.