Los agentes de movilidad podrán multar

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria enmienda el error que cometió en 2015 al no subordinarlos a la Policía Local y les restituye todas las funciones con las que nació el cuerpo en 2013. Los efectivos mantienen, en todo caso, la huelga anunciada para diciembre por falta de medios y por riesgos laborales.

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha decidido modificar el acuerdo de creación del cuerpo de agentes de movilidad para dotar de una base legal todas sus funciones en materia de dirección, señalización y ordenación del tráfico. De este modo, los agentes de movilidad recuperan la capacidad de multar, que fue anulada por una sentencia de 2015, entre otras funciones, por no especificarse en el acuerdo de creación del cuerpo, en 2013, que estos trabajadores operaban con subordinación y coordinación con la Policía Local.

A raíz de esta sentencia -que no podía en duda la capacidad municipal de configurar un cuerpo como el de los agentes de movilidad-, el Consistorio modificó el reglamento de creación, pero cometió el error de no subordinar su actuación a la Policía Local, algo fundamental para que sus efectivos pudiesen actuar con plenas garantías.

Tras la modificación, los agentes de movilidad siguieron operando en la ciudad, ejercitando la facultad de sancionar las infracciones de tráfico, hasta que una nueva sentencia, ya en abril de 2018, anuló una multa impuesta por un agente de movilidad. El argumento empleado por el juzgado de lo Contencioso-Administrativo 5 fue que al no subordinar la actuación de los agentes de movilidad a la Policía Local, éstos no tenían competencias para vigilar la seguridad vial y denunciar infracciones. De ese modo, el juez anulaba la multa de 200 euros que había sido impuesta a un ciudadano por aparcar en un lugar prohibido.

«Se precisa, por tanto, llevar a cabo la modificación y aclaración del acuerdo plenario de creación del cuerpo de agentes de movilidad (de 25 de enero de 2013) y posterior modificación del mismo (de 25 de marzo de 2015), ejecutando de manera correcta la sentencia 45/2015 del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (...) en orden a la determinación de su ámbito funcional y su régimen de subrogación y coordinación estricta al cuerpo de la Policía Local del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria», justifica el concejal de Administración Pública, Mario Regidor.

Para ello, lo que se hace ahora –para su aprobación en el pleno de mañana– es redactar de nuevo el párrafo referido a las funciones de los agentes de movilidad para restituirles todas sus funciones. Así se especifica que se trata de «agentes de autoridad y con subordinación al cuerpo de la Policía Local» y se aclara que sus funciones son, entre otras, regular el tráfico, vigilando los puntos conflictivos; apoyo al transporte público, manteniendo operativos los carriles de uso exclusivo: control de estacionamientos indebidos; colaborar con los operarios de la zona azul y verde, retirando cuando sea necesario vehículos de la vía; y «vigilar y denunciar toda aquella conducta contraria a la ley que en el ejercicio de sus funciones se observe en su ámbito competencial».

«Esto nos da una base legal para poder trabajar sin que ningún juzgado pueda ponernos cualquier impedimento», explicaron fuentes de los agentes de movilidad consultadas por este periódico, «lo malo es que se haya tardado tres años en modificar el acuerdo».

En todo caso, los trabajadores mantienen la convocatoria de huelga indefinida que comienza el próximo lunes por los incumplimientos de la instrucción horaria y de las medidas de seguridad y salud laboral, así como por el hecho de que no se haya dotado al cuerpo de la uniformidad y de vehículos oficiales para mejorar la eficiencia de la prestación del servicio.