Cumbre por los agentes de movilidad

23/05/2018

Una mesa sectorial será clave para decidir el futuro de los agentes de movilidad después de que su papel se haya visto afectado por la incertidumbre surgida en torno a su capacidad de multar. El PP alerta de que les están haciendo ‘mobbing’ desde el Ayuntamiento capitalino.

Los sindicatos con representación en la Policía Local van a plantear al gobierno municipal que modifique el acuerdo de creación del cuerpo de agentes de movilidad y clarifique, de una vez por todas, sus competencias de regulación del tráfico, entre ellas la posibilidad de sancionar.

La incertidumbre generada en torno a las atribuciones de estos agentes, subordinados a la Policía Local, y los continuos vaivenes que han vivido en el último mes respecto a si pueden multar o no -después de una sentencia que niega esta posibilidad y la indefinición del Ayuntamiento hasta ahora- justifican la convocatoria de una mesa sectorial que se celebrará, en principio, este jueves.

«No estamos de acuerdo con el tratamiento dado a los agentes de movilidad porque desempeñan una función importante en la regulación del tráfico», explicó el representante de USPB en la Policía Local, Víctor García. «Esperamos explicaciones claras porque se están adoptando decisiones que están generando incertidumbre», añadió.

Se refiere con ello a la decisión primero de retirarlos de la calle con la justificación de realizar un supuesto curso, justo después de conocerse la sentencia que anula una multa; la declaración luego del alcalde de que podían multar, pues así está recogido en la Relación de Puestos de Trabajo; la orden siguiente del jefe de la Policía Local de que no podían denunciar, salvo por la vía voluntaria; el destino a puntos fijos de tráfico vigilados por cámaras; y, por último, el inicio de un expediente sancionador para averiguar qué persona filtró a los medios de comunicación la referida orden policial.

«Tiene que haber un golpe de autoridad del alcalde y que resuelva esto», demandó Iván Jiménez (CC OO), «no vemos que la concejala ni su asesora sean interlocutores válidos porque no existen en temas de seguridad».

Jiménez recordó que los agentes de movilidad deben dedicar dos horas a la regulación del tráfico y otras cinco horas y media a ir corrigiendo otros problemas. Sin embargo, ahora se les ha ordenado que estén 7,5 horas en un solo punto.

Esto también es insostenible para UGT, cuyo representante en el cuerpo de agentes de movilidad, Aday Miranda, aseguró que «los delegados de prevención de riesgos laborales creen que es inconcebible».

Desde este sindicato se reclama también una solución definitiva «para el futuro de estas cuarenta familias y que los políticos aclaren cuál es su plan». Recuerda también que existe un informe de Asesoría Jurídica que aclara la situación del cuerpo municipal, con lo que «no se entiende» que el Ayuntamiento siga perdiendo juicios relativos a la capacidad sancionadora de sus funcionarios.

Por su parte, el PP exigió al tripartito que «deje de hacer mobbing a los agentes de movilidad». El portavoz popular, Ángel Sabroso, cree que el alcalde «fue ridiculizado como nunca antes, tras ser desautorizado por el comisario principal». Y recordó que «el alcalde de este tripartito afirma un viernes ante la opinión pública que por supuesto que los agentes de movilidad pueden denunciar infracciones y dos días más tarde su jefe de policía emite una orden escrita para que no denuncien».

Ante esto, «lo que faltaba es que se pongan a buscar cabezas de turco para justificar el circo que están montando con ellos». Cree que la actuación del tripartito en este caso ha sido «la del desprestigio intencionado y la ausencia de recursos», lo que podría ser considerado, a juicio de Sabroso, como «un caso de mobbing».