La restricción de los agentes de movilidad evita unas 40 multas al día

17/05/2018

Los agentes de movilidad, que desde este miércoles no dependen del servicio de Tráfico, dejarán de poner una media de cuarenta multas por las restricciones impuestas por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Las restricciones impuestas a los agentes de movilidad por el Ayuntamiento evitará que en las arcas municipales entren los ingresos derivados de las alrededor de cuarenta multas que suelen poner estos funcionarios cada día durante el desempeño de sus funciones de regulación del tráfico. Esto puede suponer una merma de alrededor de un millón de euros al año para la ciudad, según los cálculos que hacen los propios agentes. La cifra podría alcanzar el doble de acuerdo con los datos ofrecidos por Iván Jiménez, de Comisiones Obreras. El grupo de gobierno no ofreció datos al respecto.

La actividad sancionadora de los agentes de movilidad ha quedado puesta en suspenso, en principio de manera temporal, después de que una sentencia anulara una multa, y a la espera de que el grupo de gobierno refunde el cuerpo para dejar claro que entre sus funciones de regulación del tráfico, como cuerpo subordinado a la Policía Local, está la capacidad de sancionar.

En estos momentos las multas impuestas por los agentes de movilidad que están en fase de tramitación superan el millar, según los datos aportados desde el Consistorio capitalino.

Y la última sentencia ha generado dudas sobre la posibilidad de cobrarlas. De hecho, en abril, el coordinador general de Economía y Hacienda, David Gómez, remitió un escrito a la concejala de Seguridad, Encarna Galván, en el que expone la «urgente» necesidad de «modificar el reglamento que regula las funciones de los agentes de movilidad, teniendo en cuenta los criterios jurisprudenciales, y siempre con subordinación a la Policía Local, con el fin de evitar que se cuestione la legalidad de la actuación de dichos agentes».

Sin embargo, el Ayuntamiento sigue sin definir la solución que permita a los agentes multar, como ocurre en el resto de los 18 municipios españoles que cuentan con este cuerpo.

«Esta situación es insostenible», denunció este miércoles Jiménez, «no puede ser que un día el alcalde diga que los agentes de movilidad puedan multar y al día siguiente el jefe de la Policía Local ordene lo contrario». Para él, la solución pasa por convocar un pleno extraordinario que deje claro las dos circunstancias reclamadas por el coordinador de Hacienda.

El representante de CC OO criticó que desde ayer los agentes de movilidad han dejado de depender del servicio de Tráfico de la Policía Local. El cuerpo lo absorbe la unidad de distritos. «Encima tienen que pasar las siete horas y media de jornada en un cruce regulado y donde haya cámaras», prosiguió Jiménez, quien denunció además que se ha dado la orden de que regulen la rotonda de La Ballena, «en la que el Ayuntamiento no tiene competencias».

Desde el gobierno se asegura que se trata de «cuestiones organizativas para mejorar su operatividad sin alterar sus derechos ni la prestación del servicio».