Los agentes de movilidad rechazan la opción de las denuncias voluntarias

16/05/2018

Los agentes de movilidad podrán multar pero sus sanciones deberán ser tramitadas por la Policía. El Ayuntamiento de la capital grancanaria asume la orden del comisario jefe pero estos funcionarios la rechazan. Y denuncian que esta situación les provoca indefensión frente a los ciudadanos que ya no acatan sus órdenes.

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria asume finalmente la orden del comisario principal de la Policía Local que solo permite a los agentes de movilidad la imposición de denuncias por la vía voluntaria. Así lo confirmó ayer la concejala de Seguridad del Consistorio capitalino, Encarna Galván, a través de un archivo de audio remitido a los distintos medios de comunicación.

Sin embargo, los agentes de movilidad aseguran que se trata de «una tomadura de pelo» y consideran que es «inviable» tanto por la tramitación que impone esta vía como por la carga de la prueba, pues no les reconoce la condición de autoridad. Hay que recordar que la denuncia voluntaria equipara al agente de movilidad a un ciudadano corriente, obligándole a tomar nota de la infracción (lugar de los hechos y matrícula, modelo y color del vehículo infractor) para remitirla luego a la jefatura.

Galván insistió en que «las denuncias de tráfico tendrán que ser tramitadas por la Policía Local» mientras se clarifican las competencias de los agentes de movilidad. «Se ha pedido el apoyo de los servicios jurídicos para poner en marcha una ampliación o para hacer un nuevo reglamento que les reconozca esta competencia», informó la edil.

Pero los agentes de movilidad entienden que este tiempo en el que estén en la calle sin poder sancionar les generará una gran indefensión frente a los conductores. Esta indefensión a la que hacen referencia los agentes de movilidad se ha traducido estos días, tras las dudas que ha generado la sentencia que anuló una multa impuesta por uno de estos funcionarios, en falta de respeto. «Ha habido risas hacia nuestros compañeros en Torres Las Palmas», denuncian, «la calle es muy peligrosa para estar así».

«La situación se nos complica por la falta de respeto que vamos a vivir», señalaron las fuentes consultadas por este periódico, «esperemos que busquen una solución rápida porque la calle para nosotros durante 45 días va a ser muy difícil».

El plazo al que se refieren es el que separa este momento del pleno de junio, que es cuando se calcula que podría estar lista la clarificación respecto a sus competencias. Hay que recordar que este problema surge a raíz de una sentencia que anuló una multa impuesta por un agente de movilidad, lo que motivó la práctica retirada de estos funcionarios de las calles -salvo en las horas punta y en los puntos negros de tráfico- bajo el pretexto de que debían realizar un curso de reciclaje en materia de tráfico.

Entre los agentes de movilidad se extiende una corriente de opinión en favor de «no hacer denuncias voluntarias porque esto no sirve para nada».

Insisten en que «estar en la calle sin poder corregir a alguien que aparca en una zona de carga y descarga y es necesario retirar el coche, o tener que estar pendiente de sacar la cámara para tomar una foto de un conductor que va mirando el móvil y no acata la orden de parar» prácticamente vacía de contenido su papel. Además denuncian que les habían prometido que estos días habría patrullas conjuntas con la Policía Local «pero hoy (este martes) nadie vino porque no hay policías suficientes en la unidad de tráfico».