Impulso a la orden que permite multar a los agentes de movilidad

02/10/2018

El Ayuntamiento y los agentes de movilidad comenzaron las reuniones para acordar la aprobación de un reglamento que les dé las competencias de tráfico, entre ellas la de multar.

En la reunión celebrada este lunes en las oficinas municipales se logró avanzar en veinte de los más de setenta puntos de que consta el futuro reglamento en el que se trabaja y con el que se pretende clarificar las competencias que tienen los agentes de movilidad de la capital grancanaria en materia de tráfico, entre ellas las de sancionar.

Hay que recordar que esta potestad quedó aparcada después de que varias sentencias pusieran en jaque este cometido, que sí se practica sin ningún problema en las otras dieciocho ciudades españolas que cuentan con agentes de movilidad.

«La idea es aclarar esta situación y que podamos funcionar como se hace en el resto de España», explicaron las fuentes consultadas por este periódico, «aunque parece que se trata de un encaje legal complicado creemos que es posible porque se ha hecho en otras partes del país».

En diciembre

La intención del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, manifestada en la mesa de negociación en la que están presentes cinco fuerzas sindicales, la asesora de Movilidad y la directora general de Administración Pública, es que se pueda formalizar un acuerdo antes de que acabe este año.

Los avances que se han dado hasta el momento son referidos a aspectos genéricos como la subordinación del cuerpo a la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, el ámbito territorial de actuación, el primer esbozo de sus cometidos o la legislación que debe amparar su actuación en el término municipal.

Los agentes de movilidad consultados por este periódico confían en seguir avanzando en las próximas convocatorias de la mesa de negociación, previstas a partir de la semana que viene.

Sobre la mesa de negociación no está solo puesto el reglamento, que es clave para el futuro del cuerpo, sino también otros aspectos como el anclaje de estos trabajadores al organigrama municipal; el blindaje frente a nuevos recursos judiciales que puedan poner en cuestión sus competencias; o la dotación de material de que dispondrán los agentes de movilidad.

Hasta que se aclaren estas cuestiones, los agentes de movilidad siguen prestando servicio solo en aquellas intersecciones que son vigiladas por cámaras de tráfico, como es el caso de las rotondas de Belén María o de Torre Las Palmas.

La concejala de Seguridad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Encarna Galván, indicó ayer que «los trabajos marchan a buen ritmo y las aportaciones de los sindicatos han sido incorporadas en su totalidad». La edil destacó que «el ambiente es de entendimiento mutuo y de cooperación para aprobar todo el reglamento lo antes posible».