El Ayuntamiento dejó sin invertir 75 millones en 2019

El Consistorio acaba con un remanente de tesorería que ronda los 296,5 millones de euros

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El Ayuntamiento cerró el año 2019 sin ejecutar un total de 75,27 millones de euros respecto a sus previsiones iniciales. Así consta en los datos incluidos en la resolución de la concejala de Economía y Hacienda, Encarna Galván, relativa a la liquidación del presupuesto municipal del año pasado.

El grupo de gobierno había fijado en su presupuesto de 2019 una inversión de 123,3 millones de euros (sumando los capítulos seis y siete de gastos), pero solo se reconocieron facturas por valor de 48,03 millones de euros.

Esto supone un nivel de ejecución del 39%. En otras palabras, si el Ayuntamiento había previsto que en 2019 invertiría 326 euros por habitante, al final solo se materializaron 127 euros por cada vecino.

El nivel de ejecución se mantuvo en unos niveles similares al del año anterior: 39% en 2019 frente a 38% en 2018, pero lejos todavía de los niveles de 2017 (43%), 2016 (57%), 2015 (55%) y 2014 (77%).

Si se atendiera solo al capítulo de inversiones reales -sin contabilizar las transferencias de capital-, el nivel de ejecución se quedaría en un 40,5%, bastante superior al de 2018 (34%), pero de nuevo lejos de los de otros años.

Para escapar de las estadísticas, el grupo de gobierno suele argumentar que pese a todo se suele gastar más y se mira las cifras en términos absolutos. En 2019 se aprovecharon 48 millones de euros, mientas que en 2018 fueron 42 millones de euros. En 2017 y 2016 fueron mucho menos, 14 y 22 millones de euros, si bien fueron años dominados por los recortes de la crisis de la década anterior.

Con el nivel de ingresos logrado (77%), el resultado del ejercicio fue positivo para las arcas municipales en 62,69 millones de euros.

Por todo ello, el Consistorio capitalino acabó con un remanente de tesorería para gastos generales -la liquidez de la Corporación- de 296,46 millones de euros. Y eso tras descontar unos 182,68 millones de euros que se consideran como saldo de dudoso cobro, esto es, cuya recaudación se considera complicada, cuando no imposible.

El nivel de ejecución del presupuesto general se queda en 2018 en 71,5%, que es el más bajo de los últimos seis años. Por comparación, en el ejercicio de 2018 fue de 72,7%; en el de 2017 alcanzó el 82,2%; el año anterior ascendió hasta el 85,5%; en 2015 estuvo en el 88,8%; y, por último, en 2014 se elevó hasta el 93,8%.

En términos absolutos, de la previsión de gastos de 463,48 millones de euros, se han reconocido obligaciones por valor de 331,26 millones de euros.