La ejecución de los presupuestos cae un 15% en los últimos cuatro años

31/01/2020

La gestión de los recursos públicos ha pasado del 85,6% de los gastos previstos en 2016 al 71% en 2019. Hoy se aprueban las cuentas para 2020, que prevé unos gastos iniciales de 387,1 millones de euros

El grupo de gobierno somete hoy a aprobación inicial el presupuesto de la ciudad de este año. Se trata de unas cuentas que contemplan un nivel de ingresos de 403,6 millones de euros y anuncian una previsión de gasto de 387,1 millones de euros.

Se trata del documento más importante del año pues, a través de él, se fijan las prioridades y las líneas de actuación del Ayuntamiento a lo largo de un año. Sin embargo, no es habitual que en la ejecución del presupuesto se agoten todas las partidas al 100%. En el caso de Las Palmas de Gran Canaria, en el último cuatrienio se ha producido un descenso en el nivel de ejecución del presupuesto de gastos que se sitúa en torno al 15%.

Así, en 2016, el gasto real del presupuesto de aquel año fue del 85,6% por del total previsto inicialmente; en 2017, esta cifra bajó hasta el 82,24%; en 2018 se quedó en un 72,7%; y en 2019, según consta en el avance de liquidación que hoy se aprueba dentro de las cuentas de 2020, se redujo hasta el 71%.

Las cifras no difieren mucho de la situación general de Canarias (un 70% de ejecución de gastos en 2018) y son algo menores que la de la totalidad de los municipios españoles (un 77% en el mismo año), de acuerdo a los datos que maneja el Ministerio de Hacienda.

Pero esto supone que se deja de gastar en la ciudad una cantidad importante de dinero. Así, en 2018 se quedaron en los cajones unos 117 millones de euros, mientras que en 2019, la cantidad que se dejó de invertir rondó los 135 millones de euros.

Lógicamente, la situación no afecta por igual a todas las partidas de gastos. El capítulo I -el que recoge los gastos de personal- suele superar el 90% de ejecución, pero otros no llegan a esta cantidad.

De ellos es especialmente importante el de las inversiones, que es uno de los motores económicos de la ciudad. En los últimos años, también se ha producido una reducción del nivel de inversiones respecto a las previsiones iniciales, solo que en este caso el descenso es de más del 20%. Así, en 2016 se logró utilizar el 57,5% de todo el dinero previsto para las inversiones en la ciudad; en 2017 esta cifra bajó hasta el 42,6%; en 2018 llegó a su cifra más baja, con un 33,79%; y en 2019 remontó ligeramente hasta el 37%.

De nuevo, si se compara con los datos del resto de municipios españoles y canarios, la situación no es muy diferente. Para 2018, de acuerdo a los datos del Gobierno español, los municipios españoles ejecutaron el 37% del capítulo de inversiones. Esta cifra bajó hasta el 31,2% en el caso de los ayuntamientos canarios.

También aquí las cifras que se dejan de emplear son importantes. Si se sumaran los cuatro últimos años, en el capítulo de inversiones reales se habrían quedado sin utilizar algo más de 158 millones de euros.

Cuestión de perspectiva

El presupuesto que se aprueba hoy prevé una partida de 47,1 millones de euros para inversiones frente a los 54,3 millones de euros previstos en el año anterior. En todo caso, el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, en la presentación de los presupuestos, aseguró que a esta partida falta todavía por sumarle el dinero que procede del Fondo de Desarrollo de Canarias (Gobierno de Canarias) y del plan de cooperación (Cabildo de Gran Canaria).

El regidor socialista insiste en que la inversión de los últimos años es mayor que nunca. Las obligaciones reconocidas -lo que hay que pagar por las obras ejecutadas- han crecido, en efecto, en los últimos años. Se pasó de 25,41 millones de euros en 2016 a casi 33 millones de euros en 2019. Y esa es la inversión realmente ejecutada en el municipio.

Pero la oposición pone el foco no en lo invertido sino en el dinero que no se ha empleado: 18,8 millones de euros en 2016; 26,8 millones de euros en 2017; casi 58 millones de euros en 2018; y cerca de 55 millones de euros en 2019.

Estos niveles de ejecución permiten comprender que los remanentes del Ayuntamientos sigan creciendo. En 2018 se contabilizaban casi 176 millones de euros en la caja municipal, una vez descontado los casi 172 millones de euros de saldos de dudoso cobro, cuya recaudación es casi imposible y que se vienen acumulando desde el año 1984.

Enmiendas de la oposición

Por su parte, tanto el Partido Popular (PP) como Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria (CC-UxGC) anunciaron ayer la presentación enmiendas a los presupuestos municipales que hoy se llevan a pleno.

Los populares anunciaron una enmienda a la totalidad porque no ayuda a resolver los problemas de los ciudadanos. Los concejales Pepa Luzardo y Ángel Sabroso aseguraron que las cuentas de 2020 se han olvidado del plan de accesibilidad y denunciaron que se ha producido un estancamiento del gasto social, según informa David Ojeda. Además, entienden que no hay preocupación por el empleo. «Estamos ante propaganda, humo y fuegos artificiales», explicaron los ediles, «tenemos un tijeretazo en las previsiones sociales».

Para el portavoz de CC-UxGC, Francis Candil, «el presupuesto del gobierno de Augusto Hidalgo se olvida de las políticas sociales y de lucha contra el cambio climático».

La formación nacionalista adelantó que su grupo presentará seis enmiendas a las cuentas del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Candil explicó que CC-UxGC propone una modificación de 1.760.000 euros entorno a la lucha contra la pobreza, con la propuesta de inyección de más fondos para aquellas entidades que están trabajando a pie de calle con las personas en situación de vulnerabilidad en la que viven un sector de la población de esta ciudad. «Nos parece inadmisible que este Ayuntamiento se haya olvidado a la hora de hacer sus cuentas de las asociaciones y colectivos que tanto hacen por las personas y familias que peor lo están pasando», afirmó.

En esta línea, el edil indicó que «tristemente vemos que el Ayuntamiento se sigue comprometiendo con cosas y luego no lo plasma en el presupuesto, por eso planteamos que se abra una línea económica de presupuesto de 450.000 euros para la implantación del primer plan de atención a las personas mayores».