El 80% de las escuelas de música mantienen su actividad vía telemática

Un análisis comparativo hecho por los alumnos pone de manifiesto las diferencias de trato a la formación musical entre el tripartito capitalino y otros municipios. Hay profesores que no llegan a un mes de paro

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

La capital grancanaria es uno de los pocos municipios de España que ha cercenado la continuidad de su Escuela Municipal de Educación Musical con la excusa de la crisis sanitaria del coronavirus. El Ayuntamiento optó por conceder a la empresa concesionaria, Eulen, la suspensión del contrato, privando así a unos 1.600 alumnos de continuar con su formación a través de internet. De acuerdo con el peinado que está realizando la asociación de alumnos de la EMEM por toda la geografía nacional, cerca de un 80% de los proyectos pedagógicos musicales se ha mantenido en nuestro país por vía telemática.

«A nivel nacional, estamos hablando que el 80% de las escuelas de música están abiertas», expone Fermín Hernández, portavoz de la asociación de alumnos, un colectivo sin ánimo de lucro que está luchando por el mantenimiento y reforzamiento de esta iniciativa. «Y si atiendes a Gran Canaria, el porcentaje de las escuelas abiertas sube hasta el 90%», añade.

La actuación del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no tiene muchos seguidores entre los municipios españoles, de acuerdo a la información que maneja la asociación de alumnos de la EMEM de la capital grancanaria. De hecho, municipios más pequeños como Donostia no solo mantiene su Escuela Municipal de Música y Danza, sino que además el Consistorio vasco anuló la cuota de abril, y anunció una rebaja de la de mayo, como informó el portal Noticias de Guipuzkoa; también las escuelas musicales de Navarra, como la Aralar Musika Eskola mantienen el servicio, según Noticias de Navarra; y en Valencia, el 91% de las más de 500 escuelas de música continúan impartiendo clases virtuales, como publicó La Vanguardia.

Pero no hay que irse tan lejos para ver la diferencia de trato que presta la capital grancanaria a la educación musical. Telde suprimió el cobro de las cuotas de las clases de música, danza y teatro y mantiene la actividad. También lo ha hecho Haría, que ha anulado los pagos; Infonorte informaba del mantenimiento del curso por parte de la Escuela de Música Doña Gloria de La Nuez, un proyecto de la asociación cultural y musical Aires de La Aldea, así como la de las Escuelas Artísticas de Moya; y los alumnos de la EMEM capitalina también dicen que el Covid-19 no ha parado la actividad formativa de Santa cruz de Tenerife, Guía o Gáldar.

La EMEM de Las Palmas de Gran Canaria había comenzado a prestar el servicio online ante la declaración del estado de alarma, pero un acuerdo entre la concesionaria y el Ayuntamiento culminó en la suspensión del contrato. Esto no solo interrumpió la formación de los alumnos, sino que además empujó al desempleo a buena parte del profesorado, que tenía contratos fijos discontinuos.

Como señaló el comité de empresa en un comunicado, «a día de hoy hay 38 trabajadores con contratos fijos discontinuos que han sido derivados al paro por la interrupción del servicio». Y lo peor es que, según los representantes de los empleados, «de los 38 hay muchos que no llegan a un mes de paro».

Eso sin contar que el comité de empresa «no fue informado» de la intención de anular el contrato, además de que no hubo negociación con la parte social.

La asociación de alumnos considera que estos contratos no se ajustan a derecho porque, como reflexiona Fermín Hernández, «no existen razones para mantener una contratación de este tipo cuando el servicio se presta de manera continuada», con la excepción lógica de las vacaciones.

De hecho, en una carta remitida al alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, la asociación le pide que aproveche la oportunidad que presenta esta crisis para que la EMEM pase a depender de modo directo del Consistorio. En ese escrito, lamentan el «silencio» con el que el grupo de gobierno ha respondido a sus peticiones y al requerimiento de explicaciones hecho desde los medios de comunicación. «Pone de manifiesto que la EMEM no le importa absolutamente nada a sus responsables municipales», se puede leer en la carta, «el silencio atronador revela que minusvaloran la tarea que se realiza».

El escrito desvela que «la propia concejala (de Educación, Lourdes Armas) nos ha repetido en numerosas ocasiones que para ella la escuela no tenía prioridad porque era una materia impropia». Es más, se denuncia que «no le daba valor» a la promesa electoral hecha por el alcalde de construir un pequeño auditorio en la sede central de la EMEM. «Son cosas que se dicen en campaña» y «tenemos otras prioridades» fueron las respuestas que obtuvieron los alumnos.

La información que están recibiendo los estudiantes de la EMEM por parte del Ayuntamiento es la que les trasladan los grupos de la oposición. La última concejala en manifestarse fue la portavoz de Ciudadanos, Beatriz Correas, quien denunció la actitud irresponsable del alcalde porque «no dijo toda la verdad para justificar el cierre de la EMEM» en una reunión que mantuvo con los representantes de las distintas agrupaciones políticas municipales. «Afirmó que el Ayuntamiento solo podía asumir el 50% de los gastos que le corresponde, y no el 50% restante que procedía de las cuotas del alumnado».

En opinión de Correas, esta afirmación de Hidalgo «no es totalmente cierta», ya que el alcalde aseguró en aquella reunión que «el Ayuntamiento no podía pagar el 100% de los gastos de funcionamiento de la EMEM porque no contaba con la aportación del alumnado», algo que se ha demostrado «totalmente incierto», dijo la concejala.

La portavoz municipal de la formación naranja aseguró que «el Ayuntamiento no continúa las clases porque no quiere», pues con su aportación del 50%, unos 3,6 millones para cuatro años, «podría afrontar el pago de los salarios del profesorado de música sin ningún problema».

«Esta irresponsabilidad está provocando, además, un grave perjuicio tanto a los más de 1.600 alumnos matriculados que no pueden recibir sus clases, como a sus profesores, que se han quedado en el paro sin posibilidad de cobrar el subsidio de desempleo por no cubrir el periodo mínimo de meses trabajados que exige la ley», apuntó la portavoz de Ciudadanos.