Empleados de la EMEM denuncian despidos al margen del ERTE

04/04/2020

El comité de empresa critica que 36 fijos discontinuos han sido parados como si el curso hubiera acabado. El Ayuntamiento propone la suspensión del contrato con Eulen y abre la puerta al pago de daños. PP y CC-UxGC exigen que se mantenga la formación telemática de los alumnos

La presidenta del comité de empresa de la Escuela Municipal de Educación Musical (EMEM), Gemma Domínguez, denunció ayer que Eulen, la empresa escogida por el Ayuntamiento para la prestación de este servicio, está practicando despidos al margen del Expediente de Regulación de Empleo Temporal (ERTE) que se había anunciado en un principio. Así, indicó que la compañía ha tramitado la finalización de contrato de 36 personas que se encontraban en situación de fijos discontinuos.

«Lo que han hecho es pararlos como si el curso hubiera acabado», expuso, «cobrarán los quince días de vacaciones no disfrutadas por el periodo de octubre a marzo y deberán solicitar cita en el paro la tramitación de su prestación por desempleo».

En la práctica esto significa que sí consumen paro y que no están en el ERTE, que sí se aplicará a los tres indefinidos. Tampoco se sabe cuál es la solución que se adoptará con los contratos eventuales y los de obra y servicio.

«Nos mandan al paro», expone Gemma Domínguez, quien anuncia que estudiarán la legalidad de la acción que se toma bajo el paraguas de la suspensión del contrato que acordaron Eulen y el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Eulen solicitó el 27 de marzo la suspensión del contrato en aplicación del artículo 34.1 del Real Decreto-Ley de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19. Este artículo determina la suspensión de los contratos cuando su «ejecución devenga imposible como consecuencia del Covid-19 o las medidas adoptadas por el Estado, las comunidades autónomas o la Administración local para combatirlo».

Cuatro días después se emite un informe municipal que propone la tramitación de la suspensión y que reconoce que esto «conllevará la indemnización de daños y perjuicios (...) previa tramitación de un procedimiento de solicitud de aquella, en el que se acredite fehacientemente la realidad, efectividad y cuantía de dichos daños y perjuicios».

Esta decisión provocó ayer las críticas del Partido Popular (PP) y de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria (CC-UxGC), que exigieron el mantenimiento de las clases por vía telemática.

La portavoz del PP, Pepa Luzardo, dijo «no entender cómo a pesar de que la actividad educativa ha encontrado fórmulas virtuales para no interrumpir sus clases a causa del confinamiento, su personal se ve sometido a un ERTE que deja sin clases a centenares de alumnos, que además presentaban un alto grado de satisfacción con las clases telemáticas durante el mes de marzo».

La edil lamentó que el alcalde, Augusto Hidalgo, y su equipo se hayan convertido, «a pesar de sus permanentes arengas en defensa de lo público, en una administración propiciadora de ERTES».

Por su parte, el concejal de CC-UxGC David Suárez denunció «el despido colectivo» que se va a aplicar a los trabajadores de la EMEM. «La precaria situación que sufren los trabajadores fijos discontinuos, que son enviados al paro entre julio y septiembre de cada curso, se agrava ahora, ya que no les han hecho ni un ERTE», criticó, «no entendemos la actitud de la concejala de Educación, Lourdes Armas, que no vela por la formación educativa-cultural como sí se hace en otros ayuntamientos, como el de Santa Cruz de Tenerife».

Luzardo también criticó a Armas por los problemas que ha «generado en otras áreas, como la de guarderías públicas».