Una de las pintadas que se hicieron en el parque central de Miller. / C7

Archivada la denuncia contra nueve bomberos por las pintadas en los parques

El auto es susceptible de ser recurrido en reforma ante el juzgado de instancia o en apelación ante la Audiencia Provincial

FRANCISCO JOSÉ FAJARDO JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El juez dictó el 6 de septiembre un auto que decreta el sobreseimiento provisional de la denuncia presentada por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria contra nueve bomberos por las pintadas y los actos vandálicos que se produjeron en los parques del servicio de extinción de incendios y salvamento entre junio y julio.

Los hechos denunciados hacían referencia a pintadas en las paredes de los cuarteles en las que se pedía la dimisión de la jefa del servicio, a la que se acusaba de «dictadora»; la señalización de algunas taquillas de agentes con la palabra «esquirol»; su rociado con lejía; y los daños causados a varios vehículos particulares de varios bomberos.

El Ayuntamiento planteó al juez una acusación contra nueve bomberos -algunos de ellos, representantes sindicales- por la presunta comisión de los delitos de coacción, calumnias con publicidad, injurias y daños en bienes de dominio público.

Sin embargo, según ha podido saber este periódico, el juzgado dicta ahora el archivo de la denuncia, básicamente por falta de concreción en la imputación de los delitos concretos. Este auto, que aún no ha sido notificado a las partes, es susceptible de ser recurrido por el Consistorio capitalino, bien en reforma ante el juzgado de Instancia, bien en apelación ante la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Los servicios jurídicos municipales consideraban que los denunciados eran los supuestos autores de los hechos. Pero también añadían que «en el caso de que se considerara que no son autores materiales, debe advertirse que la autoría de dichos delitos lo es porque realizan el hecho por medio de otro del que se sirven como instrumento».

Cuando se produjeron los actos vandálicos en los parques, la Policía Nacional abrió una investigación y analizó las imágenes de vídeos para tratar de identificar a los autores de las pintadas, pero los responsables cometieron los hechos con capuchas, por lo que resultaba complicado reconocerlos.

Protocolo antiacoso

En a la denuncia judicial, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria activó el protocolo de actuación frente al acoso laboral para tratar de proteger a los once agentes y la jefa del servicio de extinción de incendios cuyas taquillas fueron señaladas, rociadas con lejía o cuyos nombres aparecieron en las pintadas que se hicieron en los parques de bomberos.

La denuncia del Consistorio se conoció el mismo día en que los bomberos protagonizaron una manifestación entre San Telmo y Santa Ana para poner de manifiesto las carencias del servicio, tanto en medios materiales como humanos, así como los problemas de organización que han venido denunciando en los últimos meses.

Esto ha provocado tensiones en el servicio, en especial a partir del momento en que los trabajadores decidieron dejar de realizar horas extraordinarias, lo que ha provocado el cierre de los parques zonales de Vegueta y La Isleta ante las carencias de personal

El grupo de gobierno confía en que la llegada de 31 nuevos bomberos, así como la incorporación de otros agentes que están en la lista de reserva y la dotación de medios materiales permitirán aliviar esta situación.