La Policía encontró armas de todo tipo, incluidos fusiles y un lanzacohetes. / foto: efe / Vídeo: atlas

'El Matador' escondía en Asturias el mayor arsenal de armas de guerra de España

La operación de la Policía Nacional con fuerzas de Colombia y EE UU se salda además con 19 arrestados y 600 kilos de cocaína en una nave en Naón

AGENCIAS / O. V. GIJÓN.

«Estamos ante un arsenal extraordinario de armas: algo impensable en España hasta ahora». El jefe de la Brigada de Estupefacientes del Cuerpo Nacional de Policía de Madrid, Antonio Martínez Duarte, fue muy claro ayer durante la presentación del alijo incautado en la llamada 'operación Espeto', un operativo contra el narcotráfico que concluyó con una sorpresa mayúscula en una nave en Naón (Siero). Cuando los agentes irrumpieron en la nave el pasado mes de noviembre se encontraron con 600 kilos de cocaína y cientos de miles de euros, pero, además, descubrieron un arsenal de armas militares entre las que había un lanzacohetes, una granada de mano, fusiles de asalto, chalecos antibalas, armas cortas y munición de distintos calibres.

«Esto es más habitual en países de Latinoamérica con la guerrilla o en los países del este, pero en Europa es la primera vez. Sobre todo, por tratarse de armas de este calibre y potencia y en esa cantidad. Ha sido una sorpresa», admitió Alberto Morales, portavoz de la Policía Nacional, en Madrid.

Se trata de uno de los mayores golpes contra el 'narco' efectuado en los últimos meses en nuestro país, que concluyó con la detención en Siero de tres personas, entre ellas el conocido narcotraficante Carlos García Morales, alias 'El Matador', identidad desvelada por El Comercio cuando se llevó a cabo su arresto el pasado noviembre en Naón, y que llevaba en el punto de mira de las autoridades españolas desde hace diez años.

Efectos incautados: fusiles, munición, armas cortas; balas de distintos calibres; y cientos de miles de euros que la organización blanqueaba a través de 50 empresas. / Efe

En este macrooperativo del Cuerpo Nacional de Policía en colaboración con la DIRAN de la Policía Nacional de Colombia y la agencia estadounidense HSI (por las siglas en inglés de 'investigaciones nacionales de seguridad') se ha desmantelado lo que se considera en el argot una organización criminal «narcoglobalizada» dedicada al narcotráfico a gran escala y que en el caso de Asturias se ha saldado con la intervención en un almacén de Siero del citado arsenal de guerra. Además, se han aprehendido 2.600 kilos de cocaína y arrestado en total a 19 personas,

La organización poseía un lanzacohetes, granadas, explosivos, fusiles, munición, chalecos y armas cortas

Unos 2.000 kilos de la droga fueron interceptados en aguas internacionales del Caribe, cuando eran transportados en barco desde Sudamérica para su distribución en territorio español, y el resto -600 kilogramos- se encontraba en la nave sierense.

El seguimiento comenzó cuando los investigadores constataron que los integrantes de la organización se habían desplazado hasta Madrid para reunirse con 'El Matador', al que la Policía sitúa como responsable de la distribución de la droga en nuestro país. Tras este encuentro, los investigados planifican el envío de dos toneladas de cocaína para finales de julio de 2022.

Tras frustar el envío de la droga por mar, los investigadores se centraron en la nave industrial de Siero donde se encontraban ocultos otros 600 kilogramos de cocaína. Hasta este lugar se había desplazado 'El Matador' en compañía de su pareja, con el objetivo de eludir la atención policial simulando un viaje familiar. Como lanzadera y para alertar de posibles controles policiales, viajaba en un vehículo por delante del de la pareja un individuo mexicano.

Estas tres personas fueron arrestadas junto al resto de integrantes de la red, encargados de la logística para la introducción de la cocaína en España.

La nave industrial fue registrada y allí se localizó el arsenal de armas de guerra compuesto por fusiles de asalto, granadas de mano, explosivos, lanzacohetes, silenciadores, armas cortas y cartuchería de multitud de calibres, entre otros objetos. Otro lote de armas fue intervenido en el domicilio de Galicia del narcotraficante español.

Las armas fueron analizadas por los Tedax, que, tras una inspección inicial del lanzacohetes, consideraron que, debido a su inestabilidad, era necesario proceder a su inutilización y destrucción, trasladando el lanzacohetes a un búnker seguro donde se llevó a cabo su explosión controlada.