Crisis por el coronavirus

Libertad con cargos para los okupas de Vecindario

    Cargando reproductor ...
26/03/2020

Los 15 presuntos implicados en los hechos que se registraron ayer en Vecindario en un edificio de okupas se encuentran desde anoche en libertad provisional como presuntos autores de los delitos de desobediencia, atentado y riña tumultuaria con lesiones.

La autoridad judicial de guardia en el partido de San Bartolomé de Tirajana, el Juzgado de Primera Instancia 3, valoró la situación creada a raiz de los hechos y estimó que, dadas las excepcionales circunstancias que estamos viviendo con la crisis del coronavirus, lo más adecuado era que no pasaran a disposición judicial por el momento.

Los hechos, según las primeras pesquisas, no revestían indiciariamente la gravedad suficiente como para disponer el ingreso en prisión de alguno de los implicados puesto que las lesiones eran leves y trasladar a 15 investigados desde Vecindario hasta San Bartolomé de Tirajana y pasarlos por un reconocimiento forense suponía un riesgo mayor en las circunstancias actuales que ordenar directamente la medida que con toda seguridad se iba a tomar al final, la libertad provisional sin fianza.

Cargando reproductor ...

Hay que recordar que, en este caso, por primera vez desde que se decretó el estado de alarma, efectivos de las Fuerzas Armadas detuvieron el miércoles a tres jóvenes en Vecindario después de protagonizar este altercado en el que se registraron 15 detenciones más llevadas a cabo por la Guardia Civil y la Policía Local de Santa Lucía.

Todo se originó tras una pelea multitudinaria iniciada en un edificio lleno de okupas en la calle Guayedra, de Vecindario.

A la zona acudieron efectivos del Ejército, la Guardia Civil y la Policía Local, que llevaron a cabo las primeras detenciones. De este grupo de personas, tres individuos –uno de nacionalidad mauritana y dos uruguayos– huyeron de la zona pero fueron interceptados en la vía Menéndez y Pelayo por los militares, que los detuvieron hasta la llegada de agentes de la Guardia Civil que fueron los que les leyeron sus derechos e introdujeron en los vehículos para trasladarlos al cuartel.