Caso Kárate

Torres Baena pidió «perdón» a las víctimas en una carta que envió al juez

    Cargando reproductor ...
18/01/2019

El condenado por el caso Kárate reconoció los delitos. «Para mí es muy importante que pueda llegar a las víctimas y sus familiares mi más sincero arrepentimiento y mi petición total de perdón», dijo.

Este documento que remitió desde el centro Penitenciario Las Palmas II, donde permanece recluido desde hace nueve años, no es el primero en el que reconoce los hechos por los que fue condenado. Anteriormente, lo hizo en las múltiples peticiones de permiso y recursos que presentó desde que cumplió un tercio de la condena que le impuso en su día la Audiencia Provincial y que fue ratificada posteriormente por el Tribunal Supremo en abril de 2014. Torres Baena fue sentenciado a 302 años de prisión por los delitos de corrupción de menores y abuso sexual mientras estaba al frente del gimnasio que llevaba su nombre, junto María José González –que era su pareja sentimental por aquel entonces– e Ivonne González. Ambas dos también fueron declaradas culpables.

En el escrito, instó a la Audiencia a que trasladara su reconocimiento de los hechos a las víctimas

El sensei quiso hacer llegar con el documento escrito de puño y letra a las víctimas del caso Kárate y sus familiares su «más sincero arrepentimiento y mi petición de perdón» por los hechos cometidos. También asumió el «camino equivocado» que le condujo a cometer estos delitos y calificó de «error imperdonable» su conducta delictiva por la que está «totalmente arrepentido» y por la que se encuentra privado de libertad desde el 3 de febrero del año 2010.

A su vez, hizo Fernando Torres Baena especial referencia en dicho documento a María José e Ivonne González, sobre las que descargó toda la responsabilidad de lo ocurrido durante los años en los que ellas estuvieron a su lado y aprovechó la carta para también «pedirles perdón».

Tanto en los escritos presentados a la Junta de Tratamiento del centro penitenciario como en los recursos elevados al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Las Palmas de Gran Canaria y este último remitido a la Audiencia Provincial de Las Palmas, reiteró sus disculpas y arrepentimiento y mostró interés en que, «si la Sala lo tiene a bien», les fuese comunicado a las víctimas su mensaje: «Para mí es muy importante que pueda llegar a las víctimas y sus familiares mi más sincero arrepentimiento y mi petición total de perdón», reflejó el condenado.

«Riesgo bajo».

Según la tabla de variables de riesgos que figura en el resumen de la situación particular del interno realizado por especialistas del centro penitenciario de Juan Grande, Fernando Torres Baena, tiene un «riesgo bajo» estimado en un 15% en lo que a posibilidad de reincidencia en el delito se refiere.

Por su parte, en su informe psicológico, los especialistas detallan que el reo «asume parcialmente los hechos delictivos y, aunque niega haber tenido relaciones sexuales con menores de 13 años, reconoce muy buena parte de su conducta delictiva y verbaliza su arrepentimiento», consta en el documento.

Fernando Torres Baena, que en la actualidad tiene 62 años, está internado en un módulo de respeto del penal de Juan Grande donde se persigue que el reo viva en un clima de convivencia y máxima cortesía entre los residentes del mismo. A pesar de que es doctor en Ciencias del Deporte y licenciado en Educación Física, está cursando estudios superiores de Antropología dentro del centro penitenciario, al igual que Ivonne González que está a punto de acabar el grado de Derecho después de haber realizado Telecomunicaciones, quedándole solo pendientes las prácticas.

Descargó de toda responsabilidad de los hechos a María José e Ivonne González

Al condenado no le han concedido la posibilidad de poder trabajar dentro de la prisión como ha solicitado en varias ocasiones a pesar de que lleva ya casi diez años recluido, un hecho que, según sus recursos, le impide poder satisfacer la responsabilidad civil que tiene pendiente con las víctimas y las multas por los delitos que cometió. En este sentido, en su momento la Audiencia Provincial le embargó de sus cuentas una cantidad cercana a los 30.000 euros, además de todas propiedades que tenía a su nombre como el chalet de playa de Vargas, el edificio de dos plantas donde tenía el gimnasio y dos inmuebles más. Los mismos han salido a subasta pública y se venderán con un precio de licitación inferior que suele estar cerca de las dos terceras partes de su valor dependiendo si es en la primera, segunda o tercera subasta. Ese dinero se entrega a las víctimas para el pago de indemnizaciones.

En prisión estuvo dando clases de defensa personal y la Audiencia Provincial lo vetó porque la sentencia así lo estimaba. El centro penitenciario abrió un expediente de consulta y la Sección Sexta le respondió que no podía realizar esa actividad.

Torres Baena pidió «perdón» a las víctimas en una carta que envió al juez
Su abogado, tajante.

Puestos en contacto con Ángel Luis Calonge, el abogado que lleva la representación legal de Fernando Torres Baena, declaró ayer que «a estas alturas», su cliente «reúne todos los condicionantes necesarios para que le puedan dar permisos penitenciarios» como sí ha pasado con las dos personas que también resultaron condenadas en el caso Kárate. «Cuenta con arraigo familiar que se haga cargo de él cuando pudiese salir de prisión, tiene buen comportamiento en el penal y se ha mostrado arrepentido, unas variables importantísimas a la hora de valorar este asunto», detalló el letrado a este periódico.

Además, Calonge apuntó que «en las largas condenas es muy pernicioso para el penado mantenerle aislado de la sociedad durante tanto tiempo. Se da incluso la circunstancia en este caso concreto que ha cumplido la cuarta parte de la condena, por lo que no entiendo que se le nieguen los permisos como ha pasado hasta el momento. Esta situación tendrá que cambiar en algún momento y debería ser pronto ya que está a punto de cumplir la mitad del tiempo que deberá permanecer en prisión», sostuvo.

Por último, Ángel Luis Calonge quiso reflejar que «Torres Baena viene mostrando una línea de arrepentimiento desde hace bastante tiempo sin fisuras y ningún tipo de sesgo».